18/05/2022
01:02 AM

Más noticias

Paralizan unidades de transporte por inseguridad en San Pedro Sula

Conductores y ayudantes suspendieron el servicio en la Gran Central Metropolitana de San Pedro Sula. Muertes violentas, asaltos y extorsión agudizan la crisis.

San Pedro Sula, Honduras.

Transportistas de la zona norte paralizaron sus unidades este sábado en la Gran Central Metropolitana a consecuencia de la ola de inseguridad y violencia que el rubro ha sufrido en los últimos días.

Puede leer: Muerto encuentran a mototaxista en Lomas del Carmen

Afluencia de personas en la terminal de transporte terrestre se reporta desde horas de la mañana en la zona sur de San Pedro Sula, a donde llegan decenas de rutas interurbanas y urbanas con pasajeros.

En algunas unidades, frente a la central, sobre el bulevar del sur, personas detuvieron a varios buses urbanos e interurbanos de recorridos cortos y obligaron a pasajeros a desabordar.

Además: Mareros de la MS-13 cometieron crimen en bus de Puerto Cortés

Aunque no se reportan, de momento, trifulcas o reyertas que dejen heridos ni incidentes de violencia, los trabajadores del rubro exigen protección y demandan que la inseguridad no les permite laborar con tranquilidad.

El paso entre las trochas hacia el norte y sur de la ciudad están cerrados. Transportistas han colocado unidades para impedir el tránsito vehicular. Extensas filas de vehículos reportan desde la zona.

Asaltos

Usuarios reportan que en los últimos días han sido víctimas de asaltos con arma dentro de las unidades tipo Coaster; otros en microbuses. Delincuentes despojan de sus pertenencias a pasajeros en zonas sin presencia policial. Los casos, por lo general, quedan en impunidad.

Extorsión

El sector transporte en Honduras, especialmente en las urbes de San Pedro Sula y Tegucigalpa, ha perdido a cientos de miembros a consecuencia del cobro de extorsión. Este flagelo es liderado, especialmente, por pandillas y maras.

Muertes

Dos trabajadores (conductor y ayudante) de la ruta Puerto Cortés-San Pedro Sula, de la empresa Impala, fueron ultimados a balazos en Choloma. La hipótesis más presente en las averiguaciones policiales es la de extorsión por parte de pandillas.