02/12/2022
12:46 AM

Más noticias

Bader Dip: “Tenemos que unirnos para financiar proyectos”

El jefe edilicio ceibeño pide trabajar en conjunto todos los sectores para el beneficio de la Novia de Honduras.

La Ceiba.El alcalde ceibeño Bader Dip se puso como reto en su administración desarrollar proyectos de infraestructura en La Ceiba. Entre estos, dos puentes a desnivel y la continuación del bulevar del este. A siete meses de su gestión se ha encontrado con la oposición de cierto sector que ha impedido que dichas obras tomen forma.

¿Qué obstáculos se ha encontrado para desarrollar los proyectos de infraestructura que prometió y que necesita La Ceiba?

En más de una década no ha habido inversión del Gobierno local y nacional en infraestructura, a excepción de la Calle 8. Esto tiene a la ciudad estancada. Para obtener los fondos y desarrollar las obras quisimos aumentar la tasa vehicular como lo hicieron otros municipios. El obstáculo lo hemos tenido de la organización Moso (Movimiento Social Organizado), la asociación de taxistas, Ataxus y los vendedores del mercado, que se oponen al desarrollo de la ciudad.

¿Continuará con la iniciativa para que esas obras sean una realidad o ya desistió?

Vamos a seguir hasta desarrollarlos. Como ceibeños podemos ejecutar obras, y en La Ceiba no nos podemos quedar atrás. San Pedro Sula y Tegucigalpa lo están haciendo mediante impuestos. El Progreso también está implementando ese proceso.

¿Qué está haciendo la alcaldía para presionar al Gobierno y retome el proyecto de cuatro carriles hasta Trujillo, ya que se habla de que solo llegará hasta Tela?

Tuvimos una reunión con el ministro de la SIP, Mauricio Ramos, y se le dijo la urgencia de los cuatro carriles, y ellos fueron claros de que no hay dinero. Las propuestas que se dieron es que cada municipio pague su parte. Lo otro es implementar el sistema de peaje. Nada de eso quedó definido. Aquí hay que unirnos todos, cámaras de comercio, gobiernos locales y sociedad civil para ver cómo se van a financiar los proyectos, porque urgen.

¿Qué gestión hace la alcaldía para exigir al Gobierno se paren los racionamientos de energía?

Hace veinte años se debió conectar el departamento de Atlántida con la línea que viene de Olancho; pero no lo han hecho porque dicen que no hay dinero. Los parchos que le han hecho es generación local. Hemos sugerido de que haya una inversión por parte de la Enee y la térmica La Ensenada, que está generando 70 megas, para que funcione como isla y se pueda energizar a La Ceiba cuando falle la línea 516. Aunque eso no es la solución porque quedaría sin energía el resto del litoral; pero es un alivio mientras se construye una nueva línea de transmisión.

Otro problema de la ciudad es la falta de agua potable, ¿han exigido ustedes el traspaso del acueducto a la alcaldía para buscarle una solución?

El Gobierno central se ha negado a realizar el traspaso aduciendo que ellos van a administrar el Sanaa y que iban a solucionar todos los problemas que hay. Les dijimos que si tienen los recursos para darnos una solución a la problemática está bueno, pero los problemas siguen. Fuimos claros de que el sistema de agua debía ser municipalizado.

¿Qué se está haciendo en materia económica, ya que recibió una alcaldía endeudada arriba de los 1,400 millones de lempiras?

No ha sido fácil ni esperé que fuera fácil. El golpe de Estado y el giro de la economía han dejado un impacto económico en la ciudad. El sector privado no ha hecho grandes inversiones y no hay empleo. Estamos trabajando con un plan de austeridad para bajar el gasto corriente en la alcaldía.

¿Qué nivel de presión tiene el alcalde por parte de la ciudadanía para atacar los principales problemas que tiene la ciudad?

La gente que nos visita y los turistas que vienen nos reclaman. Se quejan de las entradas y salidas de la ciudad por el alto tráfico. Aquí seguimos pidiéndole al Gobierno que finalice la segunda etapa de la Calle 8 para que sea un alivio. Otro problema es lo económico de la ciudad y los racionamientos de energía, y estamos trabajando para salir adelante.