27/02/2024
12:35 AM

Taiwán tratará “hasta el último minuto” de conservar los lazos con Honduras

Taiwán ayudará a Honduras “en todo lo posible”, dijo el portavoz del Ministerio taiwanés de Exteriores, Jeff Liu.

Tegucigalpa, Honduras.

Taiwán continuará “hasta el último minuto” haciendo lo posible para preservar sus relaciones diplomáticas con Honduras, país que ha manifestado su intención de entablarlas con China, lo que conllevaría a la ruptura de las que hasta ahora mantiene con la isla autogobernada.

El portavoz del Ministerio taiwanés de Exteriores, Jeff Liu, insistió hoy en una rueda de prensa en la importancia que tienen para Taipéi los lazos con la nación centroamericana, a la que Taiwán ayudará “en todo lo posible”.

Liu también replicó al ministro hondureño de Exteriores, Enrique Reina, quien dijo el miércoles que Taiwán nunca respondió a una petición de Tegucigalpa para que la isla duplicara el monto anual de ayuda económica que presta a su país y que también hizo oídos sordos a la solicitud de renegociar la deuda.

Ese asunto “no representa la imagen completa de las comunicaciones bilaterales”, señaló el vocero.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, anunció el martes en Twitter que ha ordenado al ministro de Exteriores de su país, Eduardo Enrique Reina, abrir relaciones diplomáticas con China para cumplir su Plan de Gobierno.

Antes de su investidura el 27 de enero de 2022, Castro había dicho que no estaba en su agenda abrir relaciones con China.

Estados Unidos: Advierten sobre relación con China

La ruptura de relaciones con Taiwán por parte de Honduras reduciría a 13 el número de países con los que Taipéi mantiene relaciones diplomáticas oficiales y convertiría a la nación centroamericana en el noveno país -y quinto latinoamericano- que desde 2016 corta con la isla para establecer lazos con China.

Cuatro países latinoamericanos -Panamá, El Salvador, República Dominicana y Nicaragua- rompieron relaciones con Taiwán en los últimos años en favor de la República Popular China.

Los lazos entre Tegucigalpa y Taipéi se remontan a 1941, cuando el Gobierno de la República de China -nombre oficial de Taiwán- todavía tenía su sede en la parte continental de China.

China reclama la soberanía sobre Taiwán, a la que considera un territorio rebelde desde que en 1949 los nacionalistas del Kuomintang se replegaron en la isla tras perder la guerra contra el ejército comunista.