San Pedro Sula, Honduras.

Los hondureños ven cada vez más encarecidos los productos de la canasta básica.

Doña Consuelo Torres, oriunda de la capital, llevaba solo 100 lempiras con el anhelo de comprar carne de res, sin embargo, nunca pensó que en el puesto que frecuentaba en el mercado del Zonal Belén de 65 pasó a 78 lempiras la libra, una diferencia de 13 lempiras en los últimos días.

La señora prefirió privarse del que ahora considera como un lujo para poder pagar el pasaje de regreso a su casa.

Algunas carnes de res (tajo, bistec e hígado) observaron alza de precios durante abril pasado y de alimentos y bebidas no alcohólicas que experimentaron una variación promedio de 1.48%, de conformidad al informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Banco Central de Honduras (BCH).

Los incrementos en los costos de los productos de la canasta básica de alimentos han sido constantes por múltiples factores, siendo uno de ellos las presiones inflacionarias derivadas del conflicto armado entre Rusia y Ucrania, cuyo efecto se transfiere a la inflación local.

Adalid Irías, presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), mencionó que “son 70 productos de canasta básica que se han ido al alza en los primeros cinco meses de este año; al ritmo vertiginoso que van en este momento nos pone en honda preocupación por los severos impactos que hemos recibido”.

REACCIÓN

A criterio de la presidenta de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), Anabel Gallardo, se deberían de otorgar subsidios a los productores.

Indicó que el fin de semana entre verduras y legumbres subieron de precio casi 11 productos, mientras que el quintal de maíz ha reportado un aumento de al menos 145 lempiras y acercándose a los 1,600 lempiras en el caso del quintal de frijol en lo que va de 2022.

Ante esta situación, Irías anunció que propondrá al gobierno un congelamiento al galón de diésel al ser el refinado del petróleo más utilizado y que mueve a la economía nacional.

Mario Castejón, titular de la Dirección General de Protección al Consumidor (DGPC), aseguró que identificaron prácticas especulativas al igual que una intermediación inescrupulosa en la venta de productos cárnicos en el Zonal Belén.

“Se constató que en las ferias (del Artesano y Agricultor) del Estadio y Villa Nueva el precio de las carnes se mantuvo entre los 72 y 74 lempiras; por ahora no hay ningún acuerdo de estabilización de precios”, informó.

Si bien desde esta dependencia de la Secretaría de Desarrollo Económico se le recomienda a la población hondureña a acudir a hacer sus compras en las ahorro ferias, así como otros establecimientos, no hay una estrategia gubernamental ni un plan con medidas para evitar más impactos en el bolsillo de los consumidores.