20/05/2022
07:58 AM

Más noticias

Simpatizantes de Xiomara Castro en vigilia desde los bajos del Congreso Nacional

La presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, pidió a los simpatizantes que la acompañen en esta lucha por la transformación del país.

Tegucigalpa, Honduras

Cientos de adeptos al partido Libertad y Refundación ya se encuentran en los bajos del Congreso Nacional en apoyo a la presidenta electa Xiomara Castro y a la designación de Luis Redondo como presidente del CN.

Desde la 05: 30 pm comenzaron a llegar, hasta el momento todo transcurre de forma pacífica; no obstante, el repudio hacia los diputados de Libre que fueron expulsados y a los cuales lidera Jorge Cálix se hizo notar: “ Fuera los traidores, fuera la dictadura”.

A eso de las 08:00 de la noche llegó la presidenta electa Xiomara Castro, su discurso remarcó la postura que desde los eventos de ayer en la mañana tomó junto al partido Libertad y Refundación, la expulsión de los traidores y la lucha contra la dictadura. Además dijo que las vallas que rodean el Congreso Nacional no deben existir, pues a criterio de ella, basándose en ideales democráticos, el pueblo debe estar presente cuando se discutan o tomen iniciativas que le competen, por lo tanto, los espacios públicos durante su gestión volverán a ser utilizados por el pueblo, posteriormente, la Policía Nacional rompió las cadenas de las vallas y estas fueron derribadas.

También manifestó que se está hablando con los diputados del Partido Liberal para que apoyen la candidatura al Congreso Nacional de Luis Redondo.

Cabe destacar que de la bancada del Partido Liberal, cuatro diputados no votaron por Jorge Cálix, evidentemente su apoyo es para Luis Redondo, estos diputados son Kritza Pérez, Ricardo Elencoff, Christian Hernández y José Saavedra; asimismo, Carlos Raudales, diputado electo del partido Democracia Cristiana de Honduras (DC) retiró su apoyo a Cálix para dárselo a Redondo. Con él suman tres los congresistas que retiran su apoyo a los diputados expulsados de Libre. Melbi Ortiz y Cristian de Jesús Hernández, ambos de Libre, lo hicieron ayer, antes de la expulsión.

Salvador Nasralla, integrante del Partido Salvador de Honduras (PSH) y designado presidencial también acudió a la velada, al igual que los electos alcaldes Jorde Aldana de Tegucigalpa y Roberto Contreras de San Pedro Sula.

La presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, convocó para las 6:00 pm de este sábado a una vigilia en los bajos del Congreso Nacional, donde mañana habrá sesión para elegir la nueva junta directiva para el período 2022-2026.

“¡Pueblo acompáñame! Hoy estaré en la vigilia en los bajos del Congreso Nacional, 6:00 pm”, escribió en su cuenta oficial de Twitter.

Agregó: “Ordeno detener los negocios del crimen organizado, la corrupción y el narcotráfico que representan a “Joh” (Juan Orlando Hernández) ahora dentro de Libre para impedir la transformación de Honduras. ¡Los espero!”.

La presidenta electa convocó anoche al pueblo y a la militancia del partido Libre “a movilizarse” desde este sábado hacia Tegucigalpa, la capital del país, y reunirse en las inmediaciones del Congreso Nacional.

”La vigilia inicia de la noche del sábado y la madrugada del domingo 23 de enero, para evitar el secuestro del Congreso Nacional y rechazar que el bipartidismo dirigido por el dictador Juan Orlando Hernández (presidente de Honduras) con la complicidad directa de unos pocos diputados traidores, electos por el pueblo bajo nuestra bandera”, subrayó en conferencia de prensa.

Después que el Partido Libertad y Refundación (Libre), que lidera la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, expulsara a 18 de sus diputados por oponerse a que el titular del Legislativo fuera Luis Redondo, se convocó a una movilización en rechazo a la junta directiva provisional del Congreso Nacional.

La bancada legislativa del partido Libre la integran 50 diputados, de los 128 que conforman el Parlamento, pero tras la expulsión quedaría representada solo por 32.

La junta directiva provisional del Parlamento hondureña fue electa en medio de una polémica porque los diputados expulsados se opusieron a que el presidente fuera Luis Redondo, apoyado por la presidenta electa.

El diputado Jorge Cálix, uno de los expulsados, fue juramentado como titular de la junta directiva provisional del Legislativo, lo que generó una nueva crisis política en Honduras.