17/06/2024
08:12 AM

Rosa Elena de Lobo pasa su primera noche en cárcel de Támara

  • 28 febrero 2018 /

Por tres delitos es acusada la exfuncionaria: malversación de caudales públicos, lavado de activos y asociación ilícita. La audiencia inicial es mañana a las 9:00 am.

Tegucigalpa, Honduras.

Detención judicial les decretó un juez del Tribunal en Materia de Corrupción a Rosa Elena Bonilla de Lobo (de 50 años) y su cuñado Manuel Mauricio Mora Padilla, ambos implicados en una red de lavado de fondos del Estado, según la acusación presentada por el Ministerio Público.

Ambos señalados se presentaron ayer a la audiencia de declaración de imputado que comenzó cerca de las 3:40 pm. Tras casi una hora de deliberaciones, el juez determinó decretar la detención y enviar a la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) a la ex primera dama, mientras que a Mauricio Mora, a la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, ambas ubicadas en Támara, Francisco Morazán.

Mañana a las 9:00 am se desarrollará la audiencia inicial para los dos acusados, donde el juez del Tribunal en Materia de Corrupción valorará las pruebas para determinar si se le decreta auto de formal procesamiento o se desvirtúan los cargos por los que son acusados.

“Se resolvió conforme lo establece la ley. El delito de lavado de activos, no contempla más medidas que la prisión preventiva y se actuó conforme a derecho. El viernes vamos a presentar las pruebas que desvanezcan esta acusación. Vamos a demostrar la inocencia de mi representada”, expresó Helena Bonilla, defensora de la ex primera dama.

En la aldea El Chimbo, en Santa Lucía, detuvieron a Rosa Elena Bonilla de Lobo y su cuñado Manuel Mauricio Mora, acusados de lavado de activos y asociación ilícita.
Por el delito de lavado de activos el Código Penal establece una pena de 15 a 20 años de reclusión, por asociación ilícita entre 20 y 30 años y una multa de L100,000 a 300,000 lempiras, mientras que por malversación de caudales públicos la pena es entre seis y 12 años de prisión.

Este es el primer caso de impacto del Tribunal en Materia de Corrupción, creado hace un año con la finalidad de conocer casos de este tipo, como el que ahora se le sigue a la ex primera dama.

La captura

Eran las 6:00 am cuando elementos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) y de la Policía Militar capturaron a la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo.

Los agentes ingresaron a la vivienda ubicada en la aldea El Chimbo, en el municipio de Santa Lucía, adonde se le informó que se daba cumplimiento a una orden de captura emitida el 27 de febrero de este año por el Tribunal en Materia de Corrupción. Rosa Elena es acusada de los delitos de malversación de caudales públicos, lavados de activos y asociación ilícita. La ex primera dama reaccionó tranquila, no opuso resistencia y se mostró colaborativa con las autoridades.

Rosa Elena y su primo Manuel Mauricio Mora fueron trasladados a la Atic, después al Core 7 y luego al Tribunal en Materia de Corrupción.
Simultáneamente, en otra vivienda cercana a la de Bonilla, los agentes detuvieron también a Manuel Mauricio Mora Padilla, esposo de Gisselle Bonilla, hermana de Rosa Elena, y quien fue identificado en las investigaciones como parte de la red de lavado que desde el despacho de la Primera Dama operó en el período 2010 a 2014.

Luego de la detención de Mora por lavado de activos y asociación ilícita, lo llevaron hasta la casa de Rosa Elena Bonilla, lugar en que permaneció en ese lugar por espacio de casi dos horas. A las 8:40 am una caravana de ocho vehículos salió de la residencia para llevar a los dos detenidos hasta las instalaciones de la Atic, ubicadas en el barrio Concepción, en Comayagüela.

En la Atic

A las 9:00 am, los vehículos ingresaron al edificio de la Atic. En primera instancia, no fue posible observar a la ex primera dama ni a su cuñado. A Ambos los ingresaron por el sótano, para llegar directamente a los elevadores que los llevaron al segundo piso, adonde se ubican las oficinas de la Unidad Fiscal Especial contra la Corrupción y la Impunidad del Ministerio Público ( Ufecic-MP).

En estas oficinas eran esperados por el fiscal a cargo del caso, quien les tomó los datos personales. Minutos después llegaron hasta la Atic los apoderados legales de los acusados. Uno de ellos, el abogado Raúl Suazo, representante legal de Mauricio Mora, conoció los delitos que se le imputan a su defendido y manifestó que este no es un funcionario público, por lo que habría que ver la investigación que ha llevado a cabo el Ministerio Público. “Cuando se hizo el allanamiento llegué a la residencia de Mora. Soy amigo personal de él y su familia y me pidió que me hiciera cargo de su defensa”, argumentó Suazo.

Tras decretar la detención judicial, a Rosa Elena Bonilla y Mauricio Mora lo llevaron a Támara, adonde guardan prisión.
Tras las acciones de ley, a Bonilla y Mora los remitieron a la jefatura número uno de la Policía, conocida como Core 7, ubicada en el barrio El Manchén. Fue hasta en ese momento que se observó a Rosa Elena Bonilla. Se le vio demacrada, cabizbaja, ingresó a la estación policial custodiada por agentes de la Atic, allí fueron reseñados. Ella vestía jean, una blusa verde y un chaleco a rayas.

Tras completar el proceso, a la 1:40 pm, los trasladaron de inmediato hasta el Tribunal en Materia de Corrupción, ubicado en la colonia Alameda, sitio en donde comparecieron en la audiencia de declaración de imputado.

Las investigaciones

Una denuncia anónima develó el supuesto desvío de 12 millones de lempiras, ese fue el hilo que condujo a las autoridades a descubrir cómo se tramó el plan para desviar fondos públicos a una cuenta privada de la ex primera dama.

El 12 de mayo de 2017, la Unidad de Investigación, Análisis y Seguimiento de Casos (UIASC), del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), solicitó a una institución financiera la información referente a los movimientos bancarios de fondos públicos que estaban depositados en la cuenta No. 001-102-50790 a nombre de Casa Presidencial, pero del Despacho de la Primera Dama, durante 2010 a 2014. La institución financiera anexó los movimientos bancarios e informó que la cuenta fue abierta el 28 de junio de 2011 y cancelada el 28 de febrero de 2014.

Entonces, el CNA identificó una transacción atípica por 12, 272,051.42 lempiras que se efectuó el 22 de enero de 2014, cuando solo faltaban seis días para concluir el período presidencial, dejando en cero la cuenta bancaria.

El 18 de julio de 2017, cuando se solicitó a la institución financiera información sobre las personas que tenían firma autorizada para disponer de los fondos públicos asignados a la cuenta, la respuesta fue que únicamente tuvo registrada la firma de la ex primera dama, y que el cheque número 526 lo pagaron en ventanilla.

Por lo consiguiente, esas investigaciones del CNA, dieron paso a las acciones que desde hace cuatro meses retomó la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) que, de la mano con la Ufecic, trabajó para documentar, establecer los nexos de la red y sustentar el caso. Los otros dos millones de lempiras que se suman a los L16,000,000 son por otro caso no precisado.

Importante golpe

Juan Jiménez Mayor, exvocero de la Maccih, reaccionó desde Perú, tras conocer la detención de la ex primera dama y felicitó al equipo que encabezó la investigación. La acción contra la corrupción en Honduras fue calificada por Jiménez Mayor como un importante golpe de la Maccih y la Ufecic, que expone la corrupción al más alto nivel. En su tuit, el exvocero preguntó: “¿Lo dudan ahora?”. Este fue el mensaje que envió a los hondureños: “Fuerza Honduras, los buenos son más”. El sábado anterior, cuando Jiménez se marchó de Honduras, aseguró que esta semana venían sorpresas. Su anunció se cumplió.