23/04/2024
09:02 PM

“En la pandemia la gente regresó a los medios tradicionales”

  • 02 octubre 2021 /

El periodista fue reconocido a nivel mundial como uno de los 30 jóvenes con mayor proyección en los medios

Tegucigalpa, Honduras.

Dennis Eduardo Domínguez, periodista de El Heraldo desde hace 10 años, fue destacado por la International News Media Asociation (Inma) como uno de los 30 jóvenes a nivel mundial con menos de 30 años con mayor proyección en la industria de los medios de comunicación en 2021, gracias a su destacada trayectoria, sus propuestas de innovación, su capacidad de influencia y habilidades de gestión. Eduardo Domínguez es el editor digital y jefe de la Unidad de Investigación y Datos de El Heraldo.

¿Qué significa para usted este reconocimiento a nivel mundial de la Inma?

Más que un reconocimiento personal es un reconocimiento del trabajo de equipo, ya que no recuerdo ningún logro o meta profesional que haya alcanzado como periodista sin haber trabajado en equipo, sin mis compañeras y compañeras. Además, está el apoyo de otras personas, como los jefes, en mi caso el licenciado Carlos Mauricio, María Ortiz y Gerson Gómez, para marcarme, y mi equipo de trabajo: el equipo de la sección local de El Heraldo, equipo web y la unidad de investigación.

¿A qué atribuye que haya sido incluido en los 30 talentos globales menores de 30 años?

La Inma tiene criterios de selección enfocados a qué tanto se puede dejar una huella y se logra transformar el equipo en el que está trabajando y la sala de Redacción. La licenciada Ruth Canahuati, directora de Audiencias de OPSA, me nominó por la capacidad de transformar la redacción paulatinamente, llevándola de una mirada de papel a una mirada 360 con las plataformas digitales, sociales, temas de innovación o periodismo disruptivo. También se enfocaron en los trabajos especiales de periodismo de datos, la fuerza del periodismo de investigación y el empuje que se trata de hacer a través del “fast checking”.

¿Siempre fue su sueño ser periodista?

Esa decisión también fue disruptiva, planeaba estudiar una ingeniería o Arquitectura por un tema de afinidad a las matemáticas, pero en el último año en el instituto Salesiano San Miguel decidí tirar más a los medios de comunicación por la crisis política que se vivía en 2009. Me di cuenta de que era vital mantener informada a la población sobre lo que ocurría y dije que haciendo un buen ejercicio periodístico la gente puede interpretar mejor la realidad.

¿Qué coberturas lo han marcado en su trayectoria?

Destacaré dos por un tema emocional, pero no necesariamente son las más importantes. La primera fue la cobertura del derrumbe de una mina en El Corpus, Choluteca, donde 8 mineros fallecieron y tres lograron sobrevivir después de estar atrapados por varias semanas. Me marcó por el trabajo en equipo y el componente humano para recuperar los cuerpos. Otro, Trump y Hilary Clinton, donde se daba por ganadora a la candidata demócrata, quisimos hacer algo diferente y nos propusimos encontrar personas que estuvieran a favor de Trump porque era un paradigma por sus políticas y discursos; sin embargo, fue lo más fácil de encontrar. Me liberé de los prejuicios, y la lección es que hacer el periodismo moderno es estar en el campo.

¿Qué ha cambiado en los últimos 10 años en el periodismo?

Soy fanático del periodismo digital y me emociona ser parte de la industria, de ese cambio, y ver la transformación y cómo la comunicación entre medios y audiencias cambió. Ahora estamos en una época donde la audiencia propone, critica o juzga; pero es parte del ejercicio para fomentar la libertad de expresión. Ante la avalancha de información en la pandemia, la gente regresó a los medios tradicionales por confianza o medios alternativos que realizan periodismo con bastante rigor. Hay nuevas tecnologías, pero los valores históricos del periodismo están intactos.

¿Por qué es importante innovar en el periodismo?

Porque hay que conectar con nuestra audiencia, entenderla y atenderla. Parte de esto es descifrar sus patrones de consumo, cómo piensan, interactúan y se comunican. La innovación puede ser también desde cambiar la forma de titular o cómo tratar a la gente, ya sea en televisión, radio o prensa escrita.