TEMAS DESTACADOS:
24/05/2022
01:34 AM

Más noticias

Obreros hondureños salen a las calles para reivindicar sus derechos

En Honduras, solo un 20% de la población económicamente activa está organizada en sindicatos.

Tegucigalpa, Honduras

Los trabajadores organizados en sindicatos saldrán de nuevo hoy a las calles de las principales ciudades a celebrar el Primero de Mayo, único día que aprovechan para desahogar su descontento por los cada vez crecientes problemas sociales del país.

Ciudades como Tegucigalpa, San Pedro Sula, El Progreso, Tela, La Ceiba y Puerto Cortés serán escenarios de las marchas que conmemorarán, además, el aniversario de la gran huelga del 54, que representó el inicio de una nueva época en las relaciones obrero-patronales. El desfile obrero se realiza dentro una cadena de despidos en el Estado que los dirigentes sindicales han llamado “masacre laboral”, porque han quedado en la calle miles de trabajadores y han desaparecido sindicatos.

En Honduras, solo un 20% de la población económicamente activa está organizada en sindicatos que les genera alguna ventaja en relación con el 80% restante que no tiene.

62
años han pasado desde la huelga de 1954. En Honduras la lucha de los trabajadores tuvo su movimiento cúspide ese año cuando de miles de trabajadores paralizaron sus labores durante tres meses en la costa norte

En la capital, la marcha conmemorativa al Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, iniciará a inmediaciones de Casa Barahona, en el barrio La Granja. Participarán unidas las tres confederaciones obreras: la Central General de Trabajadores (CGT), la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (Cuth) y la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH). A ellas se sumará el Frente Nacional de Resistencia Popular. Los sindicalistas obreros enfilarán sus baterías contra el Gobierno y la empresa privada por el despido de trabajadores, especialmente en instituciones como el Sanaa, Enee, Hondutel, RNP y otras entidades.

Marcial Reyes Caballero, secretario general adjunto de la CGT, dijo que a estos temas se sumarán la inseguridad ciudadana y el efecto que sobre el empleo está provocando la extorsión con el cierre obligado de micro, medianas y grandes empresas.

Políticos

Sobre la posibilidad de que las centrales obreras impidan la presencia de políticos en las marchas, como el caso de dirigentes del Partido Libertad y Refundación (Libre), Reyes Caballero dijo que esto es difícil porque la invitación es abierta, además de que hay sindicatos que simpatizan con algunos políticos. Estos sindicatos serán, justamente, los que más cuestionarán al Gobierno.

La central de trabajadores única, un sueño acariciado por los trabajadores, no ha sido posible porque algunos dirigentes obreros tienen temor de perder sus influencias dentro de las organizaciones.