San Pedro Sula, Honduras.

Robusta, de voz ronca, pelo corto, de faldas y chaquetas largas y como la mujer que llegó a ser considerada en la administración municipal de San Pedro Sula como la persona con más poder después del alcalde, así se recuerda a Ada Muñoz quien ahora debe enfrentar la justicia.

Logró tener influencia sobre diferentes administraciones municipales porque además tenía el control de los empleados a través del sindicato que también lideraba con su amiga Ana María Ríos.

Lea: Los tentáculos de Ada Muñoz siguen operando la alcaldía

Fue denominada 'La Jefa' por el poder que logró obtener en la administración municipal donde laboró por más de 30 años, allí llevó a laborar a dos hijos, cuatro hermanos, dos cuñadas, una nuera y dos sobrinos.

Cómo manipulaba

Como jefa de control de ingresos tuvo el control además del departamento de informática, desde donde supuestamente se manipulaban las cuentas de los contribuyentes para borrar saldos a favor o en contra. Hasta ahora se desconoce a cuánto asciende lo que dejó de percibir la alcaldía por pagos de impuestos, se estima que fueron más de 50 millones de lempiras.

Desde el 30 de enero Muñoz, era prófuga de la justicia. Se le acusa de malversación de caudales públicos, defraudación fiscal, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito. En el transcurso de las investigaciones se les incautaron varios bienes.

Sus familiares han alegado la inocencia de su pariente de quien ha dicho la aqueja una enfermedad que le causa problemas para caminar.