18/05/2022
07:49 PM

Más noticias

Barralaga protegía a los Valle y los Cachiros

Cinco aseguramientos se realizaron ayer en Sabá, Colón, Roatán y Utila, que incluyó un motel propiedad de Montse Paola Fraga, así como tiendas de ropa y casas de la familia del exoficial.

Tegucigalpa, Honduras.

Las investigaciones iniciadas por la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco), así como otras independientes que también desarrolló la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) y, posteriormente, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), apuntaron a que Jorge Alberto Barralaga, en el desempeño de sus funciones policiales en los departamentos de Gracias a Dios y Copán, facilitó la operación de estructuras ligadas con el crimen organizado.

En esos dos años de recolectar información y retomar denuncias que en su momento se interpusieron ante la Secretaría de Seguridad en 2010, fueron uniendo las piezas para vincular al oficial en condición de retiro con agrupaciones como los Valle y los Pinto, en Copán, y con Wilter Blanco, en La Mosquitia.

“La puerta que conectó a Jorge Alberto Barralaga Hernández con Wilter Blanco, narcotraficante extraditado a Estados Unidos, fue el desempeño de sus cargos como oficial asignado, y en el caso de Copán, como jefe departamental. Hay datos que nos llevaron a establecer los nexos con esas agrupaciones, así como denuncias que se presentaron, como por ejemplo la interpuesta por Juan Carlos Bonilla, entonces jefe regional en occidente, que denunció que Barralaga ‘recibió dineros de dudosa procedencia y daba seguridad a esas estructuras’”, relató uno de los investigadores de las unidades fiscales.

Foto: La Prensa



La red

El primer nexo que el oficial en retiro tuvo para incursionar en las estructuras del crimen fue Wilter Blanco, revelan las investigaciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic).

Barralaga formó parte de los operadores de justicia que abrió espacios a Blanco, lo que le permitió operar a sus anchas, sin obstáculos en el tránsito de la droga por la zona de La Mosquitia, por vía aérea y marítima, detallan las investigaciones.

Pero más allá de ser un “peón del cartel”, el oficial -según investigadores- se convirtió en un “lavador de dinero ilícito”.

“Pasó a blanquear capitales utilizando inicialmente la empresa de transporte de carga que su hermano José Santiago Barralaga tenía en Colón”, dijo el agente.

Fue allí donde, en relación con las investigaciones, comenzó a involucrar a las empresas familiares y de esa mezcla de dinero limpio con el del narco incursionó en la compra de bienes inmuebles, inversiones en empresas de palma africana, mariscos y transporte, entre otras, establece la investigación.

“Las vinculaciones datan desde 2008, pero en 2010 tenemos registrado que se incrementa el manejo de dinero e inversión.

Hay mucha información financiera que conecta con varias personas y empresas. Jorge Barralaga fue el cerebro de la estructura familiar que se involucró en el lavado de dinero”, continuó el investigador.

Foto: La Prensa

42 bienes inmuebles adjudican los investigadores a la familia Barralaga, mismos que son parte de los 1,900 millones de lempiras del patrimonio que se les atribuye.
La familia

Pero las autoridades afirman que la incursión de Jorge Barralaga en las operaciones del narco involucraron a su estructura familiar. Su hermano José Santiago Barralaga presuntamente fue clave para el blanqueo de capitales, convirtiendo a la empresa de transportes en una de las más prósperas de la zona del litoral.

La inversión fue tal que la investigación revela que llegó a acumular alrededor de 300 cabezales e igual cantidad de rastras, 200 unidades de transporte, pipas y otros vehículos.

1
Millón de lempiras
Es la cantidad de dinero que hasta ahora se le ha encontrado a la familia Barralaga, en dinero en efectivo (lempiras y dólares), así como a plazo fijo.
Cada miembro de su familia tomó un papel dentro del grupo criminal, que no solo conectó con Wilter Blanco, sino que también detalla -el investigador-que apoyó las actividades de otras organizaciones como los Valle y los Pinto en Copán y Los Cachiros en Colón.

“Cada miembro tenía un papel. Su hermano, a través de sus empresas, tiene dineros no justificados y el hijo también movía grandes capitales.

Se involucró a otros miembros de la estructura familiar que con diversos negocios movilizaron dinero del narcotráfico”, manifestó el agente.

Más aseguramientos

Descabezar la organización ha llevado a identificar los negocios vinculados con el clan, y ayer las operaciones, además de continuar en el municipio de Sabá, en Colón, se trasladaron también a Roatán y Utila, en Islas de la Bahía.

“En el cruce de información encontramos un motel que forma parte de los negocios que aparecen registrados a nombre de Montse Paola Fraga, en Sabá. (Fraga es pareja de Wilter Blanco).

También se incautaron dos casas de la familia Barralaga, una en el barrio El Centro y la otra en el barrio El Coyol”, explicó otro de los agentes de la Atic.

En este mismo sector también se aseguraron otros cabezales y un plantel.

En Roatán, las autoridades informaron que incautaron una tienda de ropa para niñas que se vincula a la familia Barralaga.

Mañana continuarán las operaciones, pero en la lista de bienes aparece una embarcación que, según informó la Atic, será decomisada como parte de los bienes que adquirió la familia.

Conforme avanza el proceso esperan finalizar el viernes con el decomiso de los 42 bienes inmuebles que hasta ahora identifican como parte de la organización.