29/02/2024
01:30 AM

Suspenden atenciones en hospital de El Progreso tras batalla campal

Tres personas lesionadas en el enfrentamiento entre el personal médico y campesinos, acuerpados por Libre que mantienen tomado el hospital. Una enfermera fue llevada al IHSS

El Progreso, Yoro.

En huelga de brazos caídos se declaró ayer el personal de salud del hospital de El Progreso hasta que las autoridades les brinden seguridad para desarrollar sus funciones.

La determinación se dio horas después que el centro hospitalario progreseño fuera escenario de una batalla campal entre el personal médico y quienes se dicen ser campesinos, que son militantes del partido Libre.

Estos últimos liderados por José Luis Fuentes, hermano del diputado Bartolo Fuentes por el departamento de Yoro y militante del partido Libertad y Refundación, miembro del grupo campesino Tierras para Todos que mantiene tomadas las instalaciones del sanatorio progreseño desde hace 35 días.

VIDEO: Colectivos de Libre golpean a enfermeras del hospital de El Progreso

Los manifestantes exigen el despido del actual director Edgar Murcia, aduciendo incapacidad y que empleando personas de su preferencia y no de los colectivos del partido Libre que trabajaron para ganar las elecciones pasadas.

Ayer tarde se esperaba la llegada a El Progreso de una comisión nombrada por el ministro de Salud, Manuel Matheu, encabezada por la viceministra Nersa Paz para encontrarle una salida al conflicto. Aún con la toma que mantiene los colectivos de Libre y supuestos campesinos, en varias áreas del hospital se daban algunas atenciones. Sin embargo, ayer se suspendieron.

“Se reunieron diferentes organizaciones y se tomó la decisión de que no existían las condiciones necesarias para brindar atención de salud y se declaró brazos caídos”, dijo Samuel Santos, vicepresidente del Colegio Médico de Honduras.

“Aquí nadie puede cambiar al director, solo el ministro de Salud o la viceministra de Redes. Aquí no pueden entrar los pacientes, los médicos y enfermeras que han ingresado han sido sometidos a humillaciones, agresiones físicas y han habido heridos”, puntualizó Santos.

Las tomas se mantenían anoche en el hospital progreseño.

“El ministro de Salud tiene que decidir si el actual director va a continuar o que nombre al nuevo director, pero que lo nombre él por capacidad no que le digan a quién va a poner”, finalizó.

Agentes de la Policía Nacional llegaron al hospital y controlaron el zafarrancho en donde tres personas resultaron lesionadas. Dos de ellos trabajadores de apoyo a los doctores quienes están estables, y una enfermera que fue necesario trasladarla al Seguro Social para ser atendida tras recibir fuertes lesiones fuertes en la cabeza.

Matheu acusa a “politiqueros” de la crisis en Salud

“Los golpes se dieron porque ellos vinieron donde estábamos nosotros, quitaron la carpa y la bandera”, dijo Constantino Colindres, del grupo que mantiene tomado el hospital.

“Tienen que destituir al director porque ya está firmado. Todos conocemos la calamidad de este hospital, necesitamos rescatarlo y refundarlo porque hay casos documentados de negligencia”, añadió.

El diputado Bartolo Fuentes dijo ayer que no está detrás de la toma del hospital progreseño como se le ha acusado. “No tengo qué ver nada en ese asunto. Lo que están reclamando es que el hospital mejore y el director está protegiendo a las enfermeras, doctores y demás empleados corruptos que hay ahí por eso tienen que sacarlo”, argumentó Fuentes.