25/07/2024
07:04 AM

Se oponen a construcción de cárcel en Islas del Cisne por ser área protegida

Especialistas en infraestructura penitenciara alertan que un proyecto en estas islas costaría hasta tres veces más que uno en tierra firme

San Pedro Sula, Honduras.

La determinación del gobierno hondureño de habilitar Islas del Cisne, en el Caribe, como granja penal no es del agrado de ambientalistas y líderes comunitarios de La Mosquitia, quienes consideran que la construcción de un recinto carcelario causará un fuerte impacto en el ecosistema marino y la pesca artesanal.

Se trata de un archipiélago con una área aproximada de 8 kilómetros cuadrados de superficie y está localizada al noroeste del mar Caribe a unos 250 kilómetros de tierra firme. Está formada por tres islas: Cisne Grande con 5.5 kilómetros cuadrados, Cisne Pequeño con 2.5 kilómetros cuadrados y el Cayo Pájaro Bobo Booby Cay (de menos de 0.01 kilómetros cuadrados).

El informe Análisis de Potencial de Desarrollo en Islas del Cisne, realizado por la Secretaría de Recursos Naturales en 2007, determina que Islas del Cisne, como reserva marina, forma parte de las 39 áreas protegidas prioritarias entre las 99 áreas protegidas existentes en el país, denotando la importancia del archipiélago desde el punto de vista de biodiversidad y singularidad ecosistémica.

Para la bióloga marina Gabriela Ochoa, la edificación de una cárcel y traslado de los reos causaría destrucción de los ecosistemas marinos y terrestres, afectando el hábitat de las especies en la zona.

Policía Militar controlará todos los centros penales de Honduras

“Es importante recordar que las Islas del Cisne es un área marina protegida, tiene cierto nivel de protección por los hábitat importantes que hay dentro de la isla y fuera; yo le diría a la presidenta que reconsiderara la decisión”, dijo.

La oposición a las decisiones de Castro también se dan por parte de los pobladores de La Mosquitia, quienes indican que vendría a afectar la pesca en la zona.

Ranulfo Julián Andares, presidente de la organización Miskitu Asla Takanka (Masta), enfatizó que antes de tomar cualquier decisión deben consultar con el pueblo misquito. “Mantenemos nuestra postura que es un rotundo no la construcción de cárceles en nuestra zona”.

Costosa

Especialistas en infraestructura penitenciaria explicaron que la construcción de un centro penal en una isla tan remota elevaría los costos en comparación con una instalación en tierra firme.

“¿Se imagina usted lo que va a costar solo el transporte de materiales a eso?”, reflexionó un experto en la materia (tomando de partida los 250 kilómetros de distancia a territorio continental).

Casi 14 horas dura el viaje por mar hacia Islas del Cisne. Por vía aérea son 90 minutos desde La Ceiba.

Además, para este tipo de obra se requiere la instalación de un campamento para los obreros. Hay que “hacer campamento donde viva la gente que va a construir primero, gente que le debe pagar el día entero, dándole vivienda y comida, porque no es como un albañil que lo lleva por jornada”, advirtió.

Mantenimiento

A cálculo rápido, el experto en cárceles estimó que los costos se elevarían tres veces más en comparación a un proyecto normal, que rondan unos 23 millones de dólares (que ya de por sí los centros de máxima seguridad arrastran precios especiales).

No obstante, el gasto no se queda en la edificación, pues el mantenimiento también tendría una factura elevada para el erario.

Xiomara Castro antes criticó a la PMOP y ahora los delega para dirigir las cárceles

“Las Islas del Cisne tienen un detalle, que no poseen agua potable. Entonces, ahí usted no solo ocupa una potabilizadora, ocupa una desalinizadora (eliminar la sal), que son increíblemente consumidoras en energía”, alertó el experto.

En conclusión, la operación de la cárcel costaría hasta cinco veces más que un penal en tierra firme.