24/01/2023
10:22 PM

Más noticias

Policía se hizo millonario con sobornos de poderosos capos

  • 01 diciembre 2022 / 08:43 AM /

Mauricio Hernández Pineda se codeó con los grandes capos hondureños y fue cercano a “Tony” Hernández.

San Pedro Sula, Honduras.

Las garras del narcotráfico se endurecieron en Honduras en lugar de debilitarse a través de la constante “guerra” entre criminales y autoridades durante mayoría de las últimas dos décadas.

Altos mandos policiales figuraron, con el paso de los años, en las listas que incluían también los nombres de aquellos a quienes supuestamente perseguían.

Regístrese aquí para acceder a LA PRENSA Premium

Es el caso del expolicía Mauricio Hernández, señalado de proteger cientos de envíos de cocaína por territorio nacional. Usando las armas del Estado, se aseguró recibir sobornos millonarios provenientes de las arcas de los grandes capos que operaban en las regiones hondureñas.

El nombre de Mauricio Hernández está ligado con el de Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del expresidente Juan Orlando Hernández, con quien también habría tenido vínculos directos. Ese rastro de crimen organizado lo habría llevado, de acuerdo con documentos judiciales a los que tuvo acceso El Heraldo, con Joaquín “Chapo” Guzmán, el mexicano líder del Cártel de Sinaloa.

Tony Hernández habría sido uno de los sobornadores del expolicía.

La Fiscalía de Nueva York subraya que el exoficial hondureño recibía un soborno de 200,000 mil dólares en efectivo por cada cargamento de droga que protegía utilizando su influencia como jerarca de la entidad policial.

Puede leer: Expolicía socio de “Tony” Hernández protegió la droga del “Chapo “Guzmán

“Recibió lucrativos sobornos de sus coconspiradores de hasta $200,000 por cada cargamento de droga que protegía”, señala el documento de la Fiscalía neoyorquina.

Ese dinero no recaía íntegro en los bolsillos de Hernández, sino que lo repartía entre todo el séquito de colaboradores que permitían el éxito del proceso de trasiego de la droga que provenía de Colombia y otros destinos al sur de las fronteras hondureñas.

La justicia de Estados Unidos considera a Mauricio Hernández Pineda como un sujeto irresponsable que abusó de su posición como oficial de la Policía Nacional para ayudar a poderosos narcotraficantes a enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos

Socios

Según los fiscales estadounidenses, “Tony” Hernández; el exalcalde de El Paraíso, Copán, Alexander “Chande” Ardón; y el cartel de los Valle Valle hacían los cuantiosos pagos a Hernández en fajos de dólares por cada cargamento y otros sobornos relacionados con su ayuda en la logística del tráfico de la droga, cuyo destino era Estados Unidos. Salían de Honduras, especialmente, vía Guatemala, en puntos fronterizos autorizados o por puntos ciegos en la misma franja limítrofe. Los cargamentos oscilaban entre mil y 1,500 kilogramos de cocaína.

El Cártel Valle Valle aparece como ligado al expolicía.

“El acusado vestido con su uniforme de la Policía Nacional sería el primero en llegar a los puestos de control, aseguraría el paso de la droga y el pago a los oficiales que se encontraban en los puestos de control”, indica la acusación.

El exoficial Hernández también filtraba información oficial gubernamental y relacionada con las operaciones policiales a los capos, a través de emisarios o se reunía directamente con los líderes criminales, de acuerdo con los documentos estadounidenses.

De interés: Los sobornos de los capos a un expolicía hondureño

“El acusado era un contacto crítico de las fuerzas del orden público para que “Tony” Hernández y otros conspiradores accedieran a información policial y de radares”, indica la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos.

Será en septiembre de 2023 cuando Hernández Pineda enfrente su juicio en Nueva York, tras declararse fracasadas las negociaciones entre él y la Fiscalía. Se declaró no culpable y se espera obtenga una condena que supere los 20 años de cárcel en aquel país. El exuniformado se entregó a la justicia de Estados Unidos en 2020.