Ciudad de México, México

Un reporte de Amnistía Internacional acusa a las autoridades de Honduras como “responsables de la muerte de al menos 14 personas” y de violaciones de los derechos humanos, “al reprimir las protestas populares” tras las elecciones presidenciales.

Erika Guevara, directora de la organización para las Américas, dijo que hubo 'una serie de graves violaciones a los derechos humanos que se han dado en el contexto del periodo post-electoral'.

Las denuncias de Amnistía Internacional (AI) incluyen también “golpizas por parte de la policía a personas que ya habían sido detenidas y sometidas”, así como la detención de nueve menores por presuntos saqueos, los cuales están siendo procesados sin contar con evidencia en su contra.

'No ha habido investigaciones expeditas e imparciales', señaló Guevara.

La organización recoge el caso de Raúl Antonio Triminio, una de las al menos 14 personas que han fallecido en el contexto de la crisis postelectoral, según los datos de defensores y servidores públicos.

Los familiares de Triminio, un albañil de 39 años, relatan que estaba protestando pacíficamente fuera de su casa la noche del 3 de diciembre cuando la policía militar llegó y le disparó en la cara.

La organización también documentó el caso de un joven que fue atacado por el mismo cuerpo y tuvo que ser hospitalizado.

Testigos de los hechos argumentaron que la policía no trató de darle una advertencia ni de arrestarle, sino que 'sencillamente le golpearon hasta dejarlo inconsciente'.

'La policía militar parece estar implicada en varios casos de violaciones de derechos humanos durante las manifestaciones y el toque de queda', desde el cual 'las fuerzas de seguridad han operado con los más altos niveles de impunidad', subraya el documento.

Lea el informe completo