12/04/2024
06:16 PM

Pagan y reducen la mora de las tarjetas de 6.1% a 2.4%

  • 07 febrero 2024 /

A diciembre de 2020, a causa de la pandemia, los saldos atrasados y vencidos sumaron más de L1,757 millones. A inicios de 2024, este saldo bajó a L1,418 millones.

SAN PEDRO SULA

Los poseedores de tarjetas de crédito que se vieron en aprietos para cancelar durante la pandemia lograron reducir la mora en más de L338 millones en los últimos tres años.

En 2020, cuando tenían a disposición una cartera de L28,958,142,610, los tarjetahabientes cerraron el año con una mora de L1,757,119,210, equivalente a 6.1%. Mientras a finales de diciembre 2023, los saldos atrasados y vencidos sumaron L1,418,298,455, equivalente a 2.4% de una cartera de L60,317,416,179, conforme a cifras de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

En 2020, cuando los Gobiernos del mundo impusieron restricciones para frenar la propagación del covid-19, miles de asalariados perdieron sus empleos y miles de trabajadores por cuenta propia dejaron de percibir ingresos a causa del colapso económico.

En 2024, cuando la economía se ha recuperado del impacto del covid, las 12 instituciones bancarias, además de haber casi duplicado la cartera en el período de pospandemia, aumentaron el número de tarjetas de crédito en el mercado nacional: de 768,545 (2020) pasaron a 1,081,616 (inicios de 2024).

Victorino Carranza, presidente del Gremio de la Micro y Pequeña Empresa (Gremype), asegura que “detrás del pago de las tarjetas de crédito hay un sacrificio enorme de personas que son responsables y que honran las deudas, como los pequeños empresarios”.

“El 80% de nuestros agremiados utiliza tarjetas de crédito para trabajar. Durante la pandemia, la mayoría de compañeros tuvo problemas porque no lograron producir o vender los productos. Debido a la crisis económica, muchos se fueron a Estados Unidos a trabajar y desde allá han enviado el dinero para pagar las tarjetas de crédito”, explicó.

Carranza dice que “los pequeños empresarios, los emprendedores, son responsables y tienen capacidad, tanta que hace algunos años una organización o gubernamental se convirtió en financiera para ofrecer microcréditos”.

Para los hondureños emprendedores y también para consumidores una tarjeta de crédito representa un recurso importante del cual pueden echar mano en momento de crisis o emergencia, por lo menos esa es la lección que les dejó el covid-19.

Datos

- 843,047 Tarjetas en 2014. Hace una década, en el mercado hondureño circulaba menos de un millón de tarjetas de crédito, según la CNBS.

- 1,081,616 Tarjetas en 2024. El mercado hondureño inició 2024 con más de un millón de tarjetas. Algunas personas tienen más de dos y hasta tres.

Carlos Martínez, propietario de Chocolates’s La Joya del Lago, negocio ubicado en La Esperanza, Peña Blanca, Cortés, “tener una tarjeta de crédito permite ahora comprar y vender en línea, una actividad que tomó fuerza durante el encierro causado por el covid-19”.

“Nosotros como emprendedores utilizamos tarjetas de crédito para comprar y nuestros clientes pueden comprarnos chocolates en línea por medio de transferencias bancarias, que las hacen desde sus cuentas o tarjetas de crédito”, explicó.

Martínez considera que “tener al día una tarjeta de crédito es importante porque la persona siempre la tendrá disponible para atender una emergencia o aprovechar la oportunidad de un negocio”.

El sistema bancario, según las cifras de la CNBS, cerró 2023 con una cartera compuesta por el 91% de tarjetas en moneda nacional (L54,926,750,045) y 9% en moneda extranjera (L5,390,666,133). Estas últimas son usadas por hondureños que compran mercancías en línea en el extranjero para consumo o vender en el país.

Pagan y reducen la mora de las tarjetas de 6.1% a 2.4%