Tegucigalpa, Honduras

El canciller hondureño, Eduardo Enrique Reina, respondió este martes a la embajadora de Estados Unidos en Honduras, Laura F. Dogu, sobre el tema de la reforma energética en el país centroamericano.

La diplomática estadounidense comentó en su cuenta de Twitter que “la reforma energética es crítica para el desarrollo económico. Estamos analizando la propuesta energética y como escrito nos preocupa el efecto que tendrá sobre la inversión extranjera y la independencia de la agencia reguladora”.

Casi una hora después Enrique Reina escribió en su cuenta de Twitter: “Sra Embajadora usted ha sido recibida con los brazos abiertos. La reforma energética es urgente como Estado, combate una situación heredada de corrupción y pobreza. Nos preocupa su desacertada opinión sobre política interna”.

Agregó que la opinión de Laura F. Dogu “no contribuye a las buenas relaciones con Estados Unidos”.

La opinión de la representante de Joe Biden en Honduras, surge después que se conociera un nuevo proyecto de ley del sector eléctrico en el Congreso Nacional que busca establecer el servicio eléctrico como un bien público de seguridad nacional y de derecho humano, y que podría nacionalizar a los generadores que no acepten reducir sus tarifas.

El nuevo marco legal es denominado como Ley Especial para Garantizar el Servicio de la Energía Eléctrica como un Bien Público de Seguridad Nacional y un Derecho Humano de Naturaleza Económica y Social.

La iniciativa de ley enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional ha generado muchas expectativas en la comunidad nacional e internacional, así como opiniones encontradas.

“La reforma energética rescata la soberanía del pueblo hondureño, sobre un bien público de seguridad nacional y un derecho humano de naturaleza social, es un asunto estrictamente hondureño y rechazamos cualquier injerencia extranjera en el asunto”, comentó Ramón Barrios, diputado presidente de la Comisión Especial sobre Asuntos de Extradición en el Congreso Nacional.

Laura F. Dogu llegó a Honduras en la primera semana de abril designada por Estados Unidos en Honduras para asumir la dirección de la misión diplomática norteamericana que estuvo en manos de encargados de negocios desde 2017.