San Pedro Sula, Honduras.

Datos comparativos de 2014 a la fecha establecen un crecimiento de más del 35% en la emisión de permisos de construcción en las oficinas de Urbanismo Municipal.

Más de un 60% de los permisos se otorgan para la construcción y remodelación de viviendas. El resto para proyectos comerciales, por ejemplo. En la nueva ordenanza de zonificación y urbanización del Plan Maestro de Desarrollo Urbano, que puede estar listo a más tardar a principios del próximo año, se modificaron varias restricciones que tenían los inversionistas para ejecutar los proyectos.

“Se eliminan muchas restricciones que hay en el uso de suelo, en los tamaños de vías e hicimos una apertura hacia los inversionistas para el crecimiento de centros comerciales o edificios comerciales, que estaban muy restringidos”, dice Gaby Mahchi, director de Urbanismo Municipal.

Detalla que un promedio de nueve empresarios están a la espera que se apruebe y entre en vigor la nueva ordenanza, ya que el número de pisos de los edificios no se limitará a 15 o 20, sino que va de acuerdo a la capacidad económica del inversionista; es decir, que pueden construir edificios de 40 pisos si así lo planifican.

Expectativas

La dirección de Urbanismo prevé un aumento de más de 15% en los permisos de construcción en el primer trimestre de 2016.

Además, trabajan en la identificación de calles que pueden servir de rutas alternas en el bulevar del norte y sur para habilitarlas y con ello incentivar a los desarrolladores a invertir. “La dependencia realiza un estudio de vías para lograr un descongestionamiento vehicular creando rutas alternas, que son existentes, pero no tienen la infraestructura adecuada. Con esto habrá mayor desarrollo comercial y residencial”.

Osmin Bautista, vicepresidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), refiere que todo lo que motive al inversionista es positivo, pero que no es una actualización de la ordenanza de zonificación y urbanización lo que la ciudad necesita, sino un nuevo Plan Maestro de Desarrollo Urbano para que San Pedro Sula crezca de forma ordenada.

“Se necesita un plan de desarrollo con una proyección de 20 años mínimo porque ahora los inversionistas marcan la pauta sobre donde debe crecer la ciudad”.

El empresario de la construcción señala que la falta de un plan no permite un verdadero desarrollo. “No podemos seguir haciendo un acomodo de un plan que está totalmente desfasado”, concluye.