30/05/2024
10:45 AM

Exigen justicia en crimen contra joven a la que le sacaron el bebé y los ovarios

La Ceiba, Honduras.

El abominable crimen cometido contra la joven Claudia Patricia Ávila (21) tiene conmocionados a los ceibeños; entretanto, los familiares y vecinos de la comunidad de El Pino, donde residía con su esposo Carlos Mayorquín, exigen a las autoridades dar con los responsables.

La ahora occisa tenía 26 semanas de embarazo y desapareció el sábado 7 de mayo del Hospital Atlántida después de permanecer internada cinco días, ya que había llegado remitida del centro de salud de su aldea con una amenaza de parto pretérmino.

Su compañero de hogar contó que el sábado por la mañana la dejó unas horas para ir a buscar comida, pero cuando regresó al mediodía ya no la encontró, y así comenzó una intensa búsqueda sin un final feliz. El martes fueron a la morgue a identificar un cuerpo que había sido encontrado un día antes en el interior de un depósito de basura en la colonia Miramar, de La Ceiba, y confirmaron que se trataba de Patricia.

Al observar el cadáver, los familiares quedaron impávidos, ya que escenas como esas solo las habían visto en películas de terror.

La humilde vivienda y extrema pobreza en la que vivía la joven, quien se agenciaba unos pocos lempiras recogiendo botellas de plástico para venderlas.
La joven había sido degollada y partida en dos desde su tronco. Su asesino le abrió el abdomen y le sacó el feto de casi siete meses de gestación.

Sergio Hernández fue el médico forense que autopsió el cuerpo.

“La causa de la muerte fue el degüello, había una herida más en el abdomen y otra de forma horizontal. Ella fue seccionada en dos. No se le encontró la cavidad uterina ni los ovarios ni el feto, ya que se dijo que estaba embarazada”, apuntó Hernández.

El funcionario indicó que Patricia tenía aproximadamente 36 horas de haber muerto cuando la encontraron, por lo que se presume la asesinaron el mismo sábado que desapareció. “Las heridas fueron hechas con un puñal y no con un equipo quirúrgico”, reiteró.

Sus padres, María López y Manuel Núñez, viven en una situación de extrema pobreza, y exigen justicia para quien o quienes cometieron tan abominable crimen.

Foto: La Prensa

El dolor es palpable en doña María López y Manuel Núñez, padres de la ahora occisa que deja una niña de cinco años.
El hospital

El doctor Aníbal Montoya, subdirector del Hospital Atlántida, aseguró que la joven se fue por su propia cuenta.

“En ningún momento hemos visto una situación sospechosa del personal que estaba al cuidado de la paciente. Ella, evadiendo la supervisión de enfermería y la vigilancia en los portones, salió del hospital a encontrarse con la muerte”, agregó Montoya.

Protesta

Ayer, mientras el esposo de la fallecida se encontraba en la Fiscalía declarando, parientes y vecinos de El Pino se tomaron la carretera CA-13 para exigir que investiguen al personal del hospital. “Adónde está el bebé, adónde está el bebé. Justicia, justicia, ¿para quién? para Paty y el bebé” eran algunas de las consignas.

Un equipo de la Dirección Policial de Investigación (DPI) fue asignado para desenredar la madeja y llevar al o los asesinos a manos de los jueces. Los agentes llegaron al hospital a interrogar al personal que estaba a cargo de la paciente y se llevaron su expediente y otra documentación.