25/05/2022
01:01 AM

Más noticias

Evacúan pruebas en segundo día de juicio contra Marco Bográn y Alex Moraes por caso hospitales móviles

Durante el primer día, Marco Bográn reclamó al juez que no se les permite tener wifi y comunicación permanente con sus abogados y familiares.

Tegucigalpa, Honduras.

Las defensas privadas de Marco Bográn y Alex Morales, así como el Ministerio Público, comparecieron nuevamente hoy en el Tribunal de Sentencia en materia de corrupción para seguir con el segundo día del juicio oral y público por el caso de los hospitales móviles.

Este día se evacuará la prueba testifical que tiene la Fiscalía, que son dos funcionarios de Inversión Estratégica Honduras (Invest-H), institución donde Bográn y Moraes se desempeñaron como director y administrador respectivamente.

Marco Bográn y Alex Moraes están siendo acusados de dos delitos de fraude y dos de violación a los deberes de los funcionarios.

“En este proceso lo primero que se es hace es evacuar las pruebas testificales de la Fiscalía, luego las de tipo pericial y por último las documentales. Posteriormente se evacuarán los medios probatorios que presentaron las defensas privadas de ambos imputados”, manifestó Carlos Silva, portavoz del Poder Judicial.

Yuri Mora, portavoz del Ministerio Público, señaló que “estas personas vinculadas con el fraude de los hospitales móviles tendrán que ser condenadas porque se cuenta con toda la carga probatoria dre sobrevaloración”. Por su lado, los abogados defensores han argumentado que demostrarán que tanto Marco Bográn como Alex Moraes son inocentes de los señalamientos de la Fiscalía y que será probado durante el desarrollo del juicio.

Fue ayer cuando inició el juicio oral y público, aportando más de 70 medios de prueba, que según la Fiscalía, acreditan el megafraude de Marco Antonio Bográn Corrales y Alex Alberto Moraes Girón en la compra de siete unidades médicas con los que Invest-H proyectaba mejorar la atención sanitaria ante la pandemia, lo que resultó ser un fiasco y abonó al trágico saldo de miles de fallecimientos.

Marco Bográn y Alex Moraes permanecen permanecen en prisión por el escándalo de los hospitales móviles.

Las pruebas comprenden 58 medios documentales, ocho periciales, dos evidenciales y dos testificales, en un caso que judicializó la Unidad Nacional de Apoyo Fiscal (UNAF), en equipo con la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop), la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) y personal biomédico.

El Ministerio Público propuso en la etapa de incidentes seis nuevos medios de prueba, de los cuales cuatro son documentales y dos aclarativos. A la hora del debate, el equipo fiscal aseguró que demostrarán lo siguiente:

En los meses de marzo y abril del 2020, el Estado de Honduras a través de Invest-H compró siete hospitales móviles para contrarrestar los efectos de la pandemia.

“Marco Bográn y Alex Moraes, con violación a los principios fundamentales de la contratación pública contenidos en el ordenamiento jurídico hondureño, realizaron la compra de dichos hospitales de manera directa y fraudulenta con el imputado Axel Gamaliel López Guzmán, representante legal de HospitalMoviles.com y Elmed Medical Systems INC.”, citó el Ministerio Público.

El costo de las siete unidades móviles y sus plantas de tratamiento fue sobrestimado por 47,512,564.00 dólares, equivalente en lempiras a 1,174,517,764.33.

Los hospitales móviles no sirvieron para el objetivo central, que era atender los casos de pacientes con covid-19.

Los señalamientos indican que la compra se hizo al margen de lo que establece la Ley, según contraste de oferta y de proveedores, sin garantías de calidad, sin garantía de cumplimiento, sin mantenimiento de oferta, sin un plazo fijo de instalación, sin observar la garantía de pago anticipado y sin previa autorización del Consejo Directivo de Invest-H.

Por otro lado, extrañamente se pagó el 100% de lo que esta compra representaba. Los informes biomédicos confirmaron que el equipo no solo está sobrevalorado, sino que no cumplen la función de poder ser útil para atender pacientes de covid-19, debido a que tiene problemas de diseño y equipamiento, porque hay equipo vencido, usado y alguno incluso en mal estado o disfuncional.

El proveedor no tenía la capacidad técnica para construir, fabricar y equipar este tipo de hospitales. Personal del departamento de adquisiciones de Invest-H, ahora testigos del MP, advirtió sobre el peligro de concretar la compra puesto que no se tenía mayor información sobre ese proveedor y que en razón de los montos era un gran riesgo que los llevaría a serios problemas, a lo que la alta gerencia hizo caso omiso, es más, se les llamó fuertemente la atención por hacer preguntas sobre garantías y especificaciones técnicas en un chat de mensajería móvil que se había creado junto al proveedor Axel López.

Con las pericias se pudo determinar que Marco Bográn ya había tenido comunicaciones previas con Axel López antes de que la Secretaría de Salud le enviara oficio de solicitud de compra de hospitales de aislamiento.

Junto a expertos de los hospitales Mario Catarino Rivas y Hospital Escuela se determinó que esos hospitales no reúnen las mínimas condiciones adecuadas para atender pacientes con coronavirus, dos de los que ya operan han sido adecuados, pero para cirugías menores, no para covid-19.

Los hospitales móviles no han prestado un genuino servicio a la población, contrario a ello, su adquisición provocó un enorme daño para la salud y el patrimonio público.

Por todo lo anterior, el Ministerio Público buscará obtener la primera condena contra Marco Bográn y Alex Moraes, causa en la que también se acusó a Axel López por dos delitos de fraude a título de cooperador necesario y a quien meses atrás se le aseguraron más de 100 millones de lempiras en una cuenta bancaria en Estados Unidos; este ya tiene orden de captura con alerta roja internacional.

La Fiscalía hondureña mantiene abiertas otras líneas de investigación sobre estos hechos, a efecto de establecer la participación y responsabilidad de otras personas en el caso hospitales móviles, por lo que no se descartan más requerimientos.