Tegucigalpa, Honduras.

”Por unanimidad de votos, los jueces, con base a pruebas que fueron evacuadas en este juicio, han dictado un fallo absolutorio por los delitos de asesinato y grado de ejecución de tentativa”, fueron las palabras con las que Carlos Silva, portavoz del Poder Judicial, confirmó que Kevin Solórzano fue declarado inocente.

Hay tres pruebas que ayudaron a probar la inocente del joven universitario, quien pasó seis años en prisión desde que fue capturado el 11 de noviembre de 2014 y puesto en libertad para defenderse el 7 de mayo de 2021.

De acuerdo al portavoz del Poder Judicial, Carlos Silva, el vaciado telefónico demostró que él no participó en el crimen contra el exfiscal Edwin Eguigure frente a sus dos hijos y su esposa en la aldea El Chimbo, municipio de Valle de Ángeles.

Por otro lado, los jueces encontraron como hechos probados que al momento del crimen, Kevin Solórzano no estaba en el lugar de los hechos, sino en su casa.

Asimismo, en la prueba testimonial hubo contradicciones por parte de la parte acusadora entre lo que se declaró y lo que se rindió en el juicio oral y público.

En 2017, Kevin Solórzano había sido condenado a 33 años de prisión tras ser hallado culpable de matar al exfiscal e intentar acabar con la vida de la abogada María Auxiliadora Sierra, esposa de la víctima mortal.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó el 7 de abril de 2021 repetir el proceso judicial luego de admitir un recurso de casación presentado por su defensa.