Tegucigalpa. El extitular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) Gabriel Rubí Paredes aseguró estar tranquilo a pesar de atravesar por un proceso judicial en el que se le imputan los delitos de fraude y violación a los deberes de los funcionarios.

El caso es por la contratación para construir un triaje.

“Estamos tranquilos, es un proceso que va lento, pero va bien”. Rubí dijo: “Los dos delitos tienen connotaciones diferentes y este fue un estado de emergencia en el que se estaba trabajando, entonces no se lleva como un proceso normal de contrataciones”.

El paso 02 de junio, un juez dictó este jueves medidas cautelares a Gabriel Rubí, acusado por la supuesta sobrevaloración de un contrato de construcción del triaje del Instituto Nacional Cardiopulmonar.

Rubí presentó una caución de cinco millones de lempiras para defenderse en libertad. La propuesta surgió en medio del desarrollo de la audiencia de declaración de imputado.

Gabriel Rubí, Gustavo Cruz y Cristian Santeli están acusados de fraude y violación a los deberes de los funcionarios, entre tanto, Arlette Montero y Fernando Sierra son sindicados por el delito de fraude a título de cooperador necesario.

Los fiscales anticorrupción detectaron que Rubí y los demás acusados, en el marco de un decreto de emergencia, solicitaron la construcción del centro de triaje del Tórax para atender pacientes afectados por covid-19.

Las indagaciones revelan que este centro de triaje no fue solicitado en ningún momento por las autoridades.Rubí suscribió un contrato por más de cuatro millones de lempiras con la empresa JF construcciones.