25/05/2022
07:45 AM

Más noticias

Entrevista con criminalista: “Hay que investigar puerta por puerta y ubicar a quien tomó las fotos”

Angie Peña se reportó como desaparecida desde el 1 de enero cuando vacacionaba en la isla de Roatán.

San Pedro Sula, Honduras.

¿Cuál es la dinámica de búsqueda que se debe seguir a 10 días del desaparecimiento? ¿Cuál es el posible escenario que cobra mayor fuerza detrás de este caso mediático que encasilla múltiples dudas entre el círculo familiar e investigadores de la Policía?

Para el criminalista Gonzalo Sánchez, la situación se torna “difícil porque no se ha encontrado la moto acuática, tampoco restos de prendas ni a la joven turista Angie Peña, eso dificulta la investigación. No podemos cuestionar la labor de las autoridades porque tanto la Policía como las diferentes instituciones marítimas y aéreas del Estado han estado trabajando”.

El también abogado dijo a LA PRENSA que para este tipo de casos recomienda buscar exhaustivamente en tierra, es decir, en la isla de Roatán. “Aquí pudo suceder cualquier cosa, en el mar no creo que esté, hay que buscar casa por casa, a mi parecer la labor de la Fuerza Naval y de las otras entidades amigas ya concluyó”.

“Aquí urge tomar declaraciones de los testigos, a esta investigación se le llama puerta a puerta, se debe hablar con todas las personas de la isla, y no hay que asombrarse por la cantidad de gente a entrevistar, en países como Estados Unidos se habla hasta con más de 3,000 personas si es necesario para resolver un caso de esta magnitud”, indicó.

El experto también sugirió indagar minuciosamente para esclarecer quién fue la persona que captó las imágenes que se hicieron virales sobre Angie Peña previo a ser reportada como desaparecida.

“No se sabe quién tomó las fotos al ingresar al mar, por la forma en que se hizo pareciera que le estaban dando seguimiento. Aquí no se debe descartar ni una tan sola hipótesis, pues cabe la amplia posibilidad que la hayan interceptado, luego sometido y llevado a la fuerza a tierra firme, allí pudo haberse producido el rapto”, ejemplificó.

Concluyó solicitando a las autoridades verificar si entre los registros de la empresa que presta el servicio de motos acuáticas está el número de chaleco salvavidas que se le brindó a la joven turista, además de buscar el testimonio formal del o los propietarios.

Relacionada: “Fuerza, hija, llegaremos a donde estés”: padre de Angie se resiste a pensar que está en el mar

Más temprano, Cristian Nolasco, portavoz de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), aseguró que los últimos hallazgos en Belice estarían confirmando que lo que pasó en este caso fue algo accidental.

El vocero policial comentó que los investigadores realizaron inspecciones en la bodega donde se presta el servicio de motos jet sky en Roatán, y según su numeración, tipo y tamaño de letra, entre otros detalles físicos, existe correlación con el chaleco encontrado sobre las aguas de Belice.

Equipos de la DPI DPI realizaron el traslado de los elementos encontrados en las costas de Belice y que podrían estar relacionados con caso de Angie Peña.

”Este caso está costando, pero vamos por buen camino, el accidente sigue siendo la hipótesis más fuerte y ahora sí la podemos sustentar aún más. También se han sustraído videos de cámaras instaladas en los sectores de Roatán, los trabajos puntuales hechos por parte de un videoforense indican que la joven, aunque en algún momento estuvo acompañada, se fue alejando de la orilla hasta desaparecer, justo en un punto del mar donde las corrientes toman fuerza y se dirigen hacia Omoa, Guatemala o Belice; en ese circuito del mar hay algo que provoca que las cosas o cuerpos no floten”, mencionó Nolasco.

Recordó que por ahora no se puede confirmar que este caso esté relacionado con un secuestro porque no ha habido comunicación de personas desconocidas con la familia para pedirles algo a cambio, tampoco un rapto porque, según los análisis de videos y testimonios de pobladores, en ningún momento fue llevada a la fuerza.

Esta búsqueda, sin precedentes en el país, ha sido infructuosa a más de una semana de su desaparecimiento. Los trabajos de localización se han centralizado en las aguas, realizando patrullajes a través de embarcaciones de distinto calado, así como sobrevuelos mediante helicópteros y aeronaves de la Fuerza Aérea Hondureña en Roatán Utila, Guanaja, La Ceiba y Puerto Cortés.

A la búsqueda también se unieron varios buzos, quienes se sumergieron a lo más profundo con el fin de ubicar rastros de la joven turista. Asimismo, en las últimas horas ingresó al océano un submarino privado que descendió hasta 1,000 pies, pero no se halló nada.

Autoridades de Belice y Guatemala se sumaron a la búsqueda. La Dirección Policial de Investigaciones (DPI) emitió el pasado jueves una notificación amarilla a través de la Interpol (consignada en 195 países) para dar con su paradero.

La familia Peña Melgares ofreció 250,000 lempiras como recompensa para quien dé información fidedigna de su ubicación, ya que al no ser localizada por ningún lado del mar, suponen podría tratarse de un rapto, lo que le daría un nuevo giro al curso de las investigaciones.

Según las autoridades hondureñas, Peña salió el sábado 1 de enero por la tarde con una hermana y un guía desde West Bay. Poco tiempo después las hermanas decidieron que el guía les dejara solas y, según las investigaciones, Angie Samantha regresó a dejarlo al punto de partida, y después, con malas condiciones del tiempo, no se volvió a saber nada.