Tegucigalpa, Honduras.

La Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) condenó este lunes el asesinato del defensor de derechos humanos y comunicador social Pablo Isabel Hernández, ocurrido el domingo en el occidente del país centroamericano.

“La Oficina insta a las autoridades competentes a realizar una investigación pronta, exhaustiva e independiente que incluya entre sus líneas de investigación la labor de defensa de derechos humanos que ejercía el señor Hernández, y que permita establecer la sanción de los responsables materiales e intelectuales de este asesinato”, indicó la OACNUDH en un comunicado.

Puede leer: Dirigentes magisteriales proponen a Edgardo Casaña como ministro de Educación

Hernández fue asesinado en San Marcos de Caiquín, departamento de Lempira, por hombres desconocidos que le dispararon por la espalda cuando se dirigía hacia la iglesia, según se informó el domingo.

El organismo de las Naciones Unidas señaló que Hernández “era un reconocido líder indígena lenca que defendía y promovía los derechos de su pueblo desde diversas plataformas”.

“Era director de la Radio Comunitaria Tenán, alcalde mayor de la Auxiliaría de la Vara Alta de Caiquín, presidente de la Red de Agroecólogos de la Biosfera Cacique Lempira, miembro de la Red de Defensores de Derechos Humanos del departamento de Lempira y, además, promovía la creación de la Universidad Indígena Lenca y de los Pueblos”, subraya la condena de la OACNUDH.

Indicó además que Hernández asumió hace cinco años la dirección de la Radio Comunitaria Tenán y que desde ese medio cuestionó a la administración local de San Marcos de Caiquín.

UN CRIMEN “SUMAMENTE GRAVE”

También: Feministas presentarán sus propuestas a Gobierno de Xiomara Castro

También retransmitía el programa “Voces contra el olvido”, del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).

Hernández hizo pública reiteradamente su situación de riesgo y las amenazas recibidas de cerrar el medio comunitario, así como el sabotaje a su instalación eléctrica ocurrido en febrero de 2021, añade el comunicado.

La OACNUDH calificó el crimen como “sumamente grave”, porque Hernández, además de defensor de derechos humanos, era líder indígena y comunicador social.

La representante de la OACNUDH en Tegucugalpa, Isabel Albaladejo, dijo que desde Radio Tenán, La Voz Indígena Lenca, Hernández denunciaba públicamente violaciones de derechos humanos contra el pueblo indígena lenca.

“Acallar las voces de quienes defienden los derechos humanos y de quienes informan a la sociedad es un ataque contra la democracia”, subrayó la funcionaria de las Naciones Unidas en la capital hondureña.

La muerte violenta de Hernández es la primera documentada en 2022 por la OACNUDH, que en 2021 registró incidentes violentos contra al menos 208 personas defensoras de derechos humanos y 93 periodistas, de los cuales 10 fueron asesinatos de personas defensoras de derechos humanos.

Además: Educación reconsidera regreso a las aulas por nuevas variantes

“Este asesinato se suma a los 10 de personas defensoras documentados por la Oficina en 2021 y que las autoridades deben también investigar y sancionar. Debe garantizarse la verdad, justicia y reparación de las víctimas por estos crímenes”, expresó Albaladejo.

Además, destacó la importancia de la labor de contrapeso informativo que desempeñan las radios comunitarias en Honduras.

El periodismo comunitario es una forma de defensa de derechos humanos y un medio fundamental para que las personas puedan informarse y participar de la vida política y social de su comunidad, enfatizó.

“Quienes realizan periodismo comunitario en Honduras fomentan el acceso a la información, a la cultura y a la historia, promueven la pluralidad y la diversidad de voces, fortaleciendo la democracia y el Estado de derecho”, acotó.