Tegucigalpa, Honduras.

Agentes de la DEA encargados del traslado de Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras solicitado en extradición por Estados Unidos por presuntos vínculos con el narcotráfico, despegaron desde Honduras en un vuelo privado sobre la 1:00 p.m. de este jueves hacia aquel país.

La Policía informó en las últimas horas que el expresidente hondureño Juan Orlando Hernández no sería entregado este jueves entre 7:00 y 8:00 am como se tenía previsto, debido a un retraso por parte de la aeronave procedente de los Estados Unidos.

La movilización de Juan Orlando Hernández desde Los Cobras se realizó de forma aérea para mayor rapidez.

La aeronave, una Beechcraft Super King Air 350, con registro N430JT, despegó desde Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos. Está previsto que arribe a Fort Lauderdale, en su vuelo de regreso, a alrededor de las 6:21 p.m.

Hernández será trasladado esta misma noche hacia Nueva York, adonde permanecerá recluido antes de presentarse ante un juez en el primer paso de su caso judicial en aquel país, mañana viernes.

Relacionada: Expresidente Juan Orlando Hernández, rumbo a Nueva York

Las operaciones relacionadas a su traslado fueron adelantadas, como consecuencia del despegue a eso de las 10:00 a.m. del avión de la DEA.

El expresidente fue extraditado a alrededor de las 2:00 p.m. desde la base aérea Hernán Acosta Mejía, en Toncontín, Tegucigalpa, capital del país.

El ministro de la Secretaría de Seguridad, Ramón Sabillón, manifestó esta mañana que fue hasta a eso de las 11:00 pm de ayer cuando se les notificó del retraso por parte del avión, sin embargo, no hubo pormenores acerca de los motivos.

Agentes de la DEA, recibidos en Tegucigalpa por autoridades hondureñas.

Sabillón detalló que ayer miércoles llegó la familia del exmandatario para despedirse previo a la extradición. Comentó también que el exgobernante está emocionalmente bien y que los últimos exámenes físicos realizados salieron satisfactorios.

“En las últimas horas se han estado realizando ajustes de seguridad de los diferentes anillos instalados, hay toda una cobertura, cuidando los últimos detalles y afinando aspectos administrativos, puesto que hay un expediente que debe ser entregado. Ayer se llevó a cabo un simulacro precisamente para corregir algunas cosas que pueden salir mal, como el tiempo, el estado de las aeronaves y la seguridad del mismo extraditable”, agregó Sabillón.

TRAYECTORIA EN DIRECTO DEL AVIÓN DE LA DEA

El expresidente hondureño Juan Orlando Hernández (2014-2022) será extraditado este jueves hacia Estados Unidos, que lo reclama para juzgarlo por narcotráfico y uso de armas, delitos que en ese país son castigados hasta con cadena perpetua.

Hernández, alguna vez aliado de Washington, está recluido en una prisión del cuartel de las Fuerzas Especiales de la Policía, este de Tegucigalpa, conocida como Los Cobras. Desde allí será llevado a la base de la Fuerza Aérea Hondureña en el aeropuerto Toncontín, sur.

Luego deberá abordar una aeronave estadounidense que lo llevará a Nueva York, donde quedará en prisión y será sometido a juicio.

En la solicitud, los fiscales estadounidenses aseguraron que entre 2004 y 2022, incluso antes de que fuera presidente, “Hernández participó en la conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína”. Mediante la conspiración se transportaron “aproximadamente 500,000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a Estados Unidos”, agregó el documento.

Abogados en Nueva York

La extradición, aprobada inicialmente por un juez, fue luego ratificada a fines de marzo por los 15 magistrados del Pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), todos ellos nombrados durante el primer gobierno de Hernández.

En un comunicado, la familia del expresidente anunció que contrataron en Nueva York a los abogados Raymond Colón y Daniel Pérez para que asuman su caso y sean en adelante los portavoces del proceso.

La familia de Hernández reiteró la “inocencia” del expresidente y lo consideró “víctima de la venganza de los narcotraficantes que él mismo extraditó o que obligó a huir a Estados Unidos”.

Según ha argumentado el expresidente, los capos que su gobierno ayudó a extraditar buscan acuerdos con la fiscalía estadounidense para reducir sus penas, “y en base a mentiras, acusar al expresidente de cometer actos reñidos con la ley de ese país”.

Avión de la DEA en Toncontín.

El exgobernante incluso llegó a mostrar con orgullo los elogios de Washington por la labor de su gobierno en la incautación de drogas.

Incluso en 2017, cuando logró ser elegido para un segundo mandato en medio de acusaciones de fraude por parte de la oposición y enfrentamientos ciudadanos que dejaron una treintena de muertos, Estados Unidos fue uno de los primeros gobiernos en saludar su triunfo.

Hernández dejó el poder el 27 de enero de 2022. Días después el Departamento de Estado anunció su inclusión en una lista de personajes corruptos, para luego pedir su extradición.

Un “narco-Estado”

Juan Orlando Hernández, como se le conoce por sus iniciales, fue arrestado el 15 de febrero, a solicitud de Estados Unidos.

Su hermano, el exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, fue condenado a cadena perpetua en marzo del 2021 acusado también de fabricar su cocaína con la marca de sus iniciales “TH”.

En el juicio, los fiscales federales señalaron que “Tony” operaba con su hermano e instituciones del gobierno, convirtiendo a Honduras en un “narco-Estado”.

Otro exfuncionario que aguarda extradición es el exjefe de la Policía Nacional Juan Carlos ‘El Tigre’ Bonilla, acusado de “supervisar” las operaciones de narcotráfico del expresidente.

“Tres cadenas perpetuas podrían llegar a constituirme en un muerto en vida”, ha dicho Hernández, previendo las duras condenas que podrían esperarle.

“Nunca creí que esta lucha por la paz de nosotros los hondureños nos llevaría a ser conocidos como narco-Estado. Sabía que esta lucha no sería fácil, tendría muchos riesgos”, lamentó hace unas semanas.