Tegucigalpa, Honduras.

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, será extraditado este jueves a Estados Unidos, país que lo acusa de tres cargos asociados al narcotráfico y uso de armas.

La Secretaría de Seguridad será la encargada de ejecutar la orden de extradición de Hernández a la 1:00 pm en el aeropuerto Toncontín, de Tegucigalpa.

El ministro de la Secretaría de Seguridad, Ramón Sabillón, brindó una conferencia de prensa esta mañana para dar pormenores de la extradición del exmandatario. Comentó que Hernández Alvarado se encuentra en óptimas condiciones emocionales y que su estado de salud está bien.

El secretario de Seguridad recordó que el futuro del exgobernante se definirá en el juicio de Estados Unidos.

Apuntó que ayer miércoles se realizaron las últimas visitas por parte de los familiares debido a que hoy se debe continuar con los protocolos de extradición, tanto operativos como administrativos.

Ante consultas de periodistas sobre si se trata de un resentimiento porque hace unos años fue destituido de la dirección de la Policía Nacional, Sabillón reiteró que esto no es algo personal y que únicamente se han limitado a concretar lo dictado por la cadena correspondiente, desde la solicitud de extradición, hasta el envío a Cancillería y resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Ante la larga espera de la extradición del expresidente, Sabillón mencionó que “los tiempos no dependen meramente de nosotros, pues son otros actores los que coordinan”. Expuso que se le llamó Operación Liberación debido a algunos aspectos sociales como el crimen organizado que tanto afecta a la población.

Indicó también que las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA) han tenido un papel importante en cuanto a la planificación y coordinación en la base aérea Hernán Acosta Mejía.

Desde tempranas horas comenzó un masivo movimiento en Fuerzas Especiales.

El exgobernante (2014-2022) será entregado a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en la base Aérea Hernán Acosta Mejía, en Tegucigalpa, un hecho al que ha sido convocada la prensa.

“Se han instalado entre 800 a 1,000 policías de forma directa y alternando, mientras que de manera indirecta hay otros anillos de seguridad, así como otras agencias que están velando porque nada desde afuera afecte el proceso. La presidenta Xiomara Castro se ha sentado con nosotros y ha estado pendiente de una ejecución correcta de todo el proceso”, pronunció el ministro de Seguridad.

Relacionada: “¡Volverás!”: familia de Juan Orlando Hernández confía en justicia de EEUU y reitera su inocencia

Por razones de seguridad “se prohíbe el uso de drones” tanto en las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, donde Hernández permanece recluido desde el 15 de febrero, como en la base aérea.

El Supremo hondureño ordenó el 13 de abril la entrega de Hernández a Estados Unidos luego de que la resolución sobre su extradición fue firmada por los 15 magistrados que integran el pleno de la Corte Suprema de Justicia.

La Sala Constitucional del Supremo ratificó el 8 de abril la extradición del expresidente hondureño, que el pleno de la Corte Suprema de Justicia había confirmado el 28 de marzo.

El 16 de marzo, un juez natural designado por el pleno del Supremo hondureño autorizó la extradición de Hernández, lo que fue apelado por su defensa.

Estados Unidos acusa a Hernández de tres cargos, el primero por “conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos”, con el “conocimiento de que dicha sustancia sería importada ilegalmente” en ese país.

Además de “usar o portar armas de fuego, o ayudar e instigar al uso, el poder y la posesión” de “ametralladoras y dispositivos destructivos”.

El tercero es por una “conspiración para usar o portar armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos (...), en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos”. EFE