El Progreso, Honduras.

Los índices de homicidios y delitos en el Valle de Sula disminuirán en gran manera con la instalación de cámaras de vigilancia.

Este ambicioso proyecto empezó en 2015 con la elección de ocho municipios con mayor necesidad en la región y con el comienzo de la instalación de los postes en donde se ubicarán 2,300 cámaras distribuidas entre 638 sitios recomendados por la Secretaría de Seguridad.

Fabián Zaldívar, director del Observatorio de la Violencia de El Progreso, dijo que a la Perla del Ulúa se le asignaron 278 cámaras que distribuirán en 148 sitios que abarcan todas las áreas públicas y los circuitos de mayor tráfico en esa ciudad. Zaldívar informó que hasta el momento un 53% de las cámaras de vigilancia fijas y lectoras de placas ya han sido colocadas en el distrito comercial y se espera que la instalación culmine hasta en junio y no en marzo como se tenía previsto.

Juan Carlos Ávila, gerente de compras y suministros de la alcaldía de La Lima, aseguró que las 86 cámaras que fueron designadas para ese municipio ya están puestas. “Esperamos que para junio estos dispositivos ya estén en funcionamiento. Fueron colocadas en el aeropuerto, área comercial, paradas y rutas de buses”, detalló.

Gerson Tróchez, director de relaciones públicas de Villanueva, explicó que en ese municipio se identificaron 36 puntos con necesidad de vigilancia, en donde se distribuirán 100 cámaras.

La alcaldía ya instaló los postes y el cableado respectivo del sistema. Ayer jueves comenzó la instalación de las cámaras y se espera que la misma termine en junio. “Se ubicarán en puntos estratégicos en donde hay mayor flujo vehicular y de personas”, agregó.

Monitoreo

En el Valle de Sula solo Puerto Cortés y El Progreso cuentan con un centro de emergencia municipal. El de la ciudad porteña es el único con un sistema de cámaras manipuladas por los operadores locales.

Las que serán instaladas en el Valle de Sula funcionarán conectadas a un centro de monitoreo en San Pedro Sula. La alcaldía progreseña gestiona para que el Gobierno Central les apruebe instalar un “espejo digital” en su centro de emergencia municipal.

A diferencia del de Puerto Cortés, solo se podrán proyectar las imágenes de lo que se graba en las cámaras y no podrán ser manipuladas por los operadores municipales.