30/05/2024
01:01 PM

En batallones aislarán a sospechosos de ébola en Honduras

  • 07 octubre 2014 /

Las autoridades de Salud formaron un comité de tarea para vigilar y detectar posibles casos de mortal enfermedad.

Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno formará un comité de tarea que será el encargado de elaborar las medidas de seguridad sanitaria para detectar el virus del Ébola, sobre todo en las principales entradas terrestres y áreas del país.

Ayer, durante una conferencia de prensa, la ministra de Salud, Yolani Batres, indicó que este grupo será conformado por expertos en el tema y será dirigido por el doctor Francis Contreras, viceministro de salud, con apoyo del jefe de vigilancia de la Salud, Bredy Lara, y la orientación médica del doctor Romeo Montoya, experto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), entre otros.

Informó que a partir del jueves este cuerpo de tarea presentará un plan de acción contra el virus de ébola.

En este plan se incluirán las alianzas con Migración, las Fuerzas Armadas, Interairports, Copeco y Cruz Roja, entre otros.

Ya se han implementado unas clínicas o sitios de evaluación en el aeropuerto de Tegucigalpa y se van a implementar otros sitios de vigilancia; por ejemplo, en el aeropuerto de San Pedro Sula, de Roatán y de La Ceiba.

Se aplicarán formularios a los viajeros para determinar si tuvieron contacto con algún paciente con ébola.

Además ya se han identificado dos sitios en los que se podría aislar a los sospechosos. “Hemos visto que tiene que ser un lugar aislado como el batallón y el Hospital Militar porque sobre todo no debe estar lleno de personas para que esto no sea un foco más de infección”, informó.

“Este grupo de tarea va a definir cuál es el mejor lugar, pero también tenemos que preparar nuestros hospitales”, agregó. La única forma de que una persona resulte contagiada por este virus es teniendo un contacto directo con las secreciones del infectado, ya sea sangre, órganos, líquidos corporales como sudor o semen.

La posibilidad de que el virus ingrese no solo a Honduras, sino a cualquier país centroamericano, está a muy pocos kilómetros, ya que hasta el momento Estados Unidos ha recibido a cinco pacientes con esta enfermedad.