Más noticias

Elecciones generales tendrán veeduría de la UE, OEA y la sociedad civil hondureña

En la contienda del 28 de noviembre serán electos el nuevo presidente del país, tres vicepresidentes, 20 diputados al Parlacen, 128 al Congreso y 298 alcaldías municipales.

Tegucigalpa, Honduras.

El director de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Carlos Hernández, anunció que en las elecciones generales habrá veeduría de la Unión Europea (UE), de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la sociedad civil hondureña.

El 28 de noviembre se celebran los comicios electorales, 15 candidatos presidenciales bucarán gobernar el país por los próximos cuatro años.

Desde hace casi cuatro años se ha venido trabajando en la creación y reformulación de los entes electorales, se aprobó la nueva Ley Electoral, se creó una nueva identidad y un nuevo censo electoral a fin de garantizar elecciones limpias y transparentes.

Hernández es del criterio que el acompañamiento internacional siempre será bienvenido para que den fe del proceso y de la democracia. “La OEA viene con su misión electoral, la Unión Europea también va a venir y desde la sociedad civil se están conjugando esfuerzos para tener misiones internacionales”, dijo.

“La misión más importante es la de los hondureños, un ejército de hondureños, de jóvenes que puedan estar observando”, expresó.

Consideró que “el Consejo Nacional Electoral (CNE) debe dar pie a esta veeduría, ya que en las elecciones internas se negó a que se hiciera, ojalá que para las próximas elecciones si lo permitan para todos los grupos que quieran ir a observar”.

Relacionada: Definidas las posiciones de partidos en papeleta electoral para las elecciones generales

“Es importante que nos demos cuenta que la democracia la construimos entre todos, pero algunos creen que sólo es entre tres, es entre todos porque si en este proceso no nos va bien, no va a afectar solo a tres, sino a todos”, aseguró.

Hernández es del criterio que el CNE no debe defender intereses partidarios en las próximas elecciones, sino la democracia del país. “Hubo un proceso electoral (las primarias) sin transformación completa ni estructural como se pensaba para tratar de evitar los problemas del pasado”, dijo.

“Ahora previo a las generales, hay un proceso electoral donde no podemos desconocer que hay un ingrediente de inexperiencia porque son instancias relativamente nuevas y los funcionarios también son nuevos. Se requiere que el CNE se vista de mucho profesionalismo y proteja los principios fundamentales de la democracia y que defienda al país”, finalizó.

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Kelvin Aguirre, urgió un pacto por la paz entre todos los partidos políticos, en el cual deben participar además iglesias y sociedad civil.

Aguirre dijo que “el pueblo hondureño ya está harto de insultos y de violencia, lo que quiere es paz, desea escuchar propuestas de gobierno que promuevan el trabajo y el desarrollo económico”.

“El pueblo quiere una campaña de altura para que al final la ciudadanía pueda elegir al mejor candidato que dirigirá los destinos del país por los próximos cuatro años”, manifestó.

“Lo deseable es que la transmisión sea en armonía, en paz y tranquilidad para que al final el país pueda despegar económicamente y atraer inversión extranjera”, sugirió el funcionario.

“Desde el CNE hacemos ese llamado a las organizaciones de la sociedad civil, iglesias y a la comunidad internacional para que convoquen a todos los partidos políticos a dialogar. En nuestro caso vamos a realizar lo propio para que se pueda lograr un acuerdo por la paz entre todos los candidatos y también de reconocimiento de resultados”, según el funcionario.

“Vamos a lograr con un sistema robusto de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), lo que vendrá a generar confianza y certidumbre en el país”, afirmó.

Aguirre anunció que “convocaremos al Consejo Consultivo como manda la ley, donde están representados todos los partidos a fin de abordar ese tema de la violencia política. Se estudiará la posibilidad de explorar un acuerdo de paz para frenar la violencia política en cualquiera de sus manifestaciones”.