Más noticias

Civismo y cultura marcan la celebración del Bicentenario de independencia

En los desfiles hizo falta la presencia de estudiantes, maestros y padres de familia debido a las restricciones por el covid-19. Artistas deleitaron con su show.

Tegucigalpa. Los cañonazos de la artillería de las Fuerzas Armadas (FF AA) estallaron a las 6:00 am anunciando que Honduras y Centroamérica llegaban al bicentenario de la emancipación política de España, hecho ocurrido el 15 se septiembre 1821.

El pabellón nacional flameaba imponente desde el asta del Monumento a La Paz, en el cerro Juana Laínez, de Tegucigalpa, adonde se inauguraron de manera oficial las fiestas por los 200 años de independencia patria.

La celebración no fue como se planeó cuando todavía no existía la pandemia por covid-19, todo se redujo a las actividades oficiales.

$!Independencia . El gobierno montó un gran espectáculo con la presencia de unos 4,000 espectadores

En el despoblado bulevar Suyapal, de Tegucigalpa, se extrañó el sonido de los tambores, la belleza de las palillonas y las pomponeras, el sonido del paso unísono y firme de los pelotones de estudiantes y los cuadros cívicos de los institutos públicos y privados.

En una mañana fresca, el alcalde capitalino, Nasry Asfura, leyó el Acta de Independencia ante los representantes del cuerpo diplomático y los presidentes de los tres poderes del Estado en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El presidente Juan Orlando Hernández exclamó “¡Viva la independencia”, para luego dar inicio a un programa lleno de civismo con manifestaciones artísticas y culturales.

Destacó que Centroamérica es una región bendecida por Dios, “que ha vivido épocas oscuras, y muy oscuras, por la indolencia de quienes fueron electos para hacer un cambio positivo, pero se olvidaron de su gente y de la responsabilidad heredada de los próceres de luchar hasta la muerte para alcanzar el bienestar de la población”.

La esposa del mandatario, Ana García de Hernández, lució su tradicional traje lenca, adornado con guacamayas, el ave nacional y preservada en el occidente de Honduras.

En primera fila de toda la fiesta patria estuvieron los presidentes de Congreso Nacional y de la Corte Suprema de Justicia, Mauricio Oliva y Rolando Argueta.

Recorrido. Los pelotones y bandas que marcharon fueron los de las Fuerzas Armadas (FF AA), de la Policía Nacional, del Cuerpo de Bomberos y de la Cruz Roja Hondureña.

Con la presencia de algunas personas en las calles, el desfile militar comenzó frente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) y, como en años anteriores, terminó en el estadio Nacional, adonde se permitió el ingreso de unas cuatro mil personas, tomando medidas de bioseguridad.

Unos 340 artistas, entre cantantes, actores y bailarines liderados por Shirley Paz, con su talento lograron avivar ese amor por Honduras, evocar sentimiento de identidad nacional y apaciguar por un momento la tragedia por la pandemia.

Las FF AA cerraron el desfiles con la presentación de todas sus unidades armadas, entre ellas, la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y el paso coordinado de las aeronaves de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH).