15/08/2022
01:10 AM

Más noticias

Defensa de Fredy Nájera: Sería injusta una cadena perpetua

El excongresista del Partido Liberal escuchará cuántos años pasará en la cárcel el 6 de julio en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.

Tegucigalpa, Honduras.

A las puertas de que la justicia de Estados Unidos imponga una condena al ex diputado hondureño Fredy Nájera, su defensa legal salió al paso y aseguró que sería injusto imponerle un castigo de cadena perpetua.

La declaración de abogado de Nájera, Joaquín Pérez, surgió luego del testimonio de Alexander Monroy Murillo, un integrante del Cartel de Sinaloa, quien reveló las andanzas del exdiputado en el narcotráfico.

Monroy Murillo evidenció en una audiencia que Nájera recibió dinero del Cartel de Sinaloa para financiar la campaña presidencial del Partido Liberal.

Lea también: Justicia de EE UU posterga otra vez la sentencia de Fredy Nájera

Debe rechazar el testimonio

El abogado de Nájera insistió que el testimonio de Monroy Murillo, “no fue corroborado por el gobierno”.

“El gobierno solicita a este Tribunal que tenga mucha fe en el testimonio de Monroy sin tener en cuenta sus motivaciones y su negativa a responder preguntas sencillas directamente. La Corte, por lo tanto, debe rechazar su testimonio”, señaló el abogado Pérez.

Por otro lado, reconoció que el excongresista nunca ha negado estar involucrado en el narcotráfico. “Al igual que Monroy, Fredy Nájera se entregó, se reunió con el gobierno y reconoció sus actividades de narcotráfico”, dijo.

“Dado que ambos se entregaron y eligieron el mismo camino de cooperar con el gobierno, sería manifiestamente injusto imponer una cadena perpetua como lo solicita el gobierno”, agregó la defensa de Nájera.

Además: Narco colombiano declara en primera etapa de audiencia contra Fredy Nájera

Día de la lectura de sentencia

El excongresista del Partido Liberal será condenado el 6 de julio en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.

La Fiscalía estadounidense ha solicitado al juez Gardephe imponerle una pena de cadena perpetua, mientras que su defensa propuso un castigo de 15 años de prisión.

En 2018 Nájera se entregó voluntaria a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Al comparecer en una audiencia se declaró no culpable de los cargos, por lo que su caso fue a elevado a un juicio.

No obstante, a pocos días de celebrarse el debate, Nájera determinó retractarse y se declaró culpable de los cargos, lo que abrió la posibilidad de negociar con los fiscales.