02/02/2023
07:31 PM

Más noticias

Critican justicia hondureña porque nunca investigó a Juan Orlando Hernández

Expertos señalan que se debe regular la extradición en el país, ya que no existe una ley; otros dicen que no porque se acabarían las extradiciones por presiones.

Tegucigalpa, Honduras.

Juan Orlando Hernández se convertirá en el primer expresidente de Honduras en ser extraditado hacia Estados Unidos por tres delitos que le imputa la Fiscalía de Nueva York.

La decisión histórica de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de ratificar la extradición del expresidente hizo reaccionar a distintos sectores sociales y políticos del país debido a la trascendencia e impacto que tiene en la política y principalmente la opinión sobre la función de los órganos de justicia nacionales.

Desde el Partido Nacional, Johana Bermúdez, diputada, expresó que la justicia debe ser imparcial. “Me voy a quedar con la parte humana que le conocía al expresidente Hernández, un hombre bueno y trabajador, pero más allá de eso debe prevalecer la verdad y la justicia. Soy hondureña y creo en la justicia de mi país”, expresó la diputada.

Eduardo Martell, excandidato a la alcaldía del Distrito Central, manifestó que “la extradición servirá para que los partidos tradicionales entiendan que no pueden ser dirigidos por personas vinculadas al crimen organizado o a esquemas de corrupción o lavado de activos”.

Otros sectores criticaron el papel de la justicia hondureña, ya que tuvo que ser otro país el que lo acusara y que será el encargado de juzgar a Hernández por los supuestos delitos a los que se le imputan. Hasta ayer no se sabía qué día será enviado a Estados Unidos el exmandatario para ser judicializado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

María Luisa Borjas

María Luisa Borjas, excomisionada de Policía, reaccionó ayer a la decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) tras ratificar la extradición del expresidente de la república hacia Estados Unidos.

“Muchas personas señalan que es una violación a la Constitución, que no deberíamos de extraditar a estas personas para ser juzgados en otro país.

El problema es que no tenemos institucionalidad. Lo que tenemos es una gran corte suprema de injusticia en nuestro país, un ministerio privado y no público, que solo obedece a intereses personales y particulares. Mientras no exista la fortaleza en el sistema de justicia nuestro, vamos a tener que pasar por la vergüenza que un tribunal extranjero sea el que juzgue a las personas que delinquen en nuestro y fuera del país. No tenemos confianza en este momento en las autoridades administradoras de justicia en Honduras”, dijo.

Mauricio Villeda

Mauricio Villeda, diputado liberal, opinó sobre el papel de los políticos en Honduras y señaló que la política se debe utilizar para el beneficio de las demás personas.

“La coherencia política es algo que debe existir en todas las personas que se meten en la política, la política es hacer el bien común, es dedicarse a los demás y entregarse. Lo que a él (Juan Orlando) le ha ocurrido se tendrá que tratar en Nueva York, es allá donde los fiscales norteamericanos van a aportar sus pruebas y donde él tratará de desvanecerlas, el mensaje en sí es que el narcotráfico es una lepra del siglo XXI, el terrorismo y el lavado de activos también y todos tenemos que luchar para erradicar esos males en nuestro país. La política jamás se tiene que utilizar para beneficiarse uno mismo o para utilizarla como venta de influencia o para cometer un delito”, manifestó.

Tomás Zambrano

Tomás Zambrano, jefe de la bancada del Partido Nacional en el Congreso Nacional, se solidarizó con la familia del expresidente Hernández luego de conocer la decisión de la Corte Suprema.“Es un momento duro, difícil y fuerte más que todo para la ex primera dama y la familia del expresidente. Como nacionalistas y hondureños nos solidarizamos con la familia, esperamos que Dios les llene de paz en estos momentos de angustia.

Una vez que el expresidente llegue a Estados Unidos se someterá al proceso judicial, tanto en Honduras como en Estados Unidos tiene garantías a un debido proceso, el estado de inocencia y el derecho a la defensa. El expresidente con su cuerpo de abogados tendrá la oportunidad de poder demostrar su inocencia y el Departamento de Justicia de Estados Unidos probar los cargos. Le espera un proceso judicial con las garantías”, opinó Zambrano.

Rafael Sarmiento

Rafael Sarmiento, jefe de la bancada del partido Libertad y Refundación (Libre), opinó que en el país hay ciertas cosas que se deben regular como la extradición y el aseguramiento de los bienes, pero que se debe hacer luego de que se elija la nueva Corte Suprema de Justicia (CJS) y el nuevo Fiscal General.

“Creo que tanto la extradición como el aseguramiento de bienes tendrá que seguir el curso que en ley corresponda, que han aplicado en otros procesos anteriores, creemos que esto es un hecho y consecuencia de lo que dejó la narcodictadura.

Habrá en algún momento que regular la extradición, habrá que regular la forma y mecanismo en que quita bienes el Estado. Que se haga justicia en nuestra patria y no dependamos de la justicia en el extranjero. Será después del cambio de la CSJ y del nuevo Fiscal General si se dan las condiciones políticas”, dijo.

Julieta Castellanos

Julieta Castellanos, exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), indicó que “como hondureños no nos debemos sentir orgullosos de que la justicia extranjera extradite a un presidente”, además se refirió a la propuesta de que se establezca una ley de extradición en el país.

“Creo que ningún país se siente orgulloso que un expresidente esté en esas condiciones; como país es muy lamentable. A mi criterio lo realmente importante es que funcione la institucionalidad porque el Estado ha sido coartado por sectores corruptos y criminales, y esto es lo que hace un país indefenso que ha llegado a los niveles en temas de corrupción, crimen y violencia. De aprobarse una ley de extradición se pondría fin a las extradiciones porque vendrían los enredos políticos y presiones recaídas sobre el juez”, finalizó Castellanos.