Tegucigalpa, Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó ante el Ministerio Público una nueva denuncia contra el exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) Mario Zelaya y del exgerente administrativo José Zelaya, quien está prófugo de la justicia. La denuncia es por la sobrevaloración de aproximadamente cuatro millones de lempiras en la construcción de la sala de Radiología e Imágenes en la clínica periférica de Calpules de San Pedro Sula que costó nueve millones de lempiras. La obra se ejecutó en diciembre de 2011.

“Actualmente esta clínica Calpules se está deteriorando. Hemos visto la calidad de los materiales, no se cumplió con lo establecido en el contrato. Lo característico también es que la empresa que estamos denunciando se ha coludido con una de las empresas que ya denunciamos en el pasado y que se emitieron las órdenes de capturas y que están en proceso judicial los involucrados”, aseveró Odir Fernández, jefe de la Unidad de Investigación del CNA.

Fernández además dijo que se han reunido con las autoridades de la Secretaría de Seguridad para conocer el seguimiento que se le está dando a José Zelaya. “Nosotros como CNA estamos interesados en que se le capture y se inicie el proceso penal con esta persona que tiene bastantes indicios de haber participado en el desfalco del Seguro Social”, expresó.

Denuncian a alcalde

El Consejo además presentó una denuncia contra el alcalde de El Porvenir, Francisco Morazán, Luis Rubí, por supuestamente enriquecerse ilícitamente.

“Estamos remitiendo al mismo tiempo un informe a la Fiscalía contra el Crimen Organizado porque hemos hecho un análisis patrimonial del señor alcalde y de la familia, consideramos que es oportuno que la Fiscalía investigue por qué el alcalde se ha ausentado de sus labores y ha dejado a uno de sus hermanos fungiendo como alcalde”, expresó el jefe de la Unidad de Investigación del CNA.

Agregó que también en la Municipalidad se han sobrevalorado los contratos en obras civiles, asimismo, la adquisición de dos terrenos que fueron regalados a personas ajenas a la comunidad. “Con el fundamento que se iban a hacer proyectos sociales, cuando nunca se hicieron”, refirió. El alcalde Luis Rubí, del Partido Libre, se defendió y dijo que los proyectos sobrevalorados a los que el CNA se refiere es falso y que se trata de una persecución política, ya que su administración ha sido sana y transparente.

“Reto al CNA para que in situ vayan a revisar la cantidad de proyectos que realizamos. Vayan a ver toda la documentación y todos los proyectos”, expresó Rubí.