Tegucigalpa, Honduras.

Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional (CN), dijo este jueves que el retorno a las sesiones legislativas presenciales será gradual y bajo estrictas medidas de bioseguridad para evitar un contagio masivo de Covid-19.

Oliva reaccionó luego que la bancada liberal decidió retirarse de las sesiones virtuales hasta que el CN vuelva a la normalidad y sean convocados a las sesiones presenciales en el hemiciclo legislativo.

A la vez trascendió que la bancada de Alianza Patriótica Hondureña (APH) habría tomado la misma decisión de abandonar las sesiones virtuales.

Además lea: Este fin de semana arranca el tercer vacunatón en el litoral atlántico

En ese sentido, el titular de la Cámara afirmó que 'hemos venido haciendo reformas estructurales en el hemiciclo a fin de disminuir la proximidad de los diputados y bajo un proceso especial volver a las sesiones presenciales'.

'Lo único que les pido es un poco de paciencia para que en los primeros días de septiembre, cuando ya el personal del legislativo haya recibido la segunda dosis, podríamos empezar con la menos cantidad de personal de apoyo posible', afirmó.

'Hemos conocido el enorme incremento que hay en los casos de Covid-19 en el país, hasta se habla de un 60% de positividad y de la presencia de diferentes variantes del coronavirus con alto grado de virulencia y de contagio'.

Específico que el CN no sólo son los 128 diputados propietarios y 128 suplentes, ya que hay personal de apoyo y de seguridad.

'Se debe recordar que han fallecido algunos parlamentarios y empleados del Congreso por Covid-19, lo que es muy lamentable'.

En ese sentido, comentó que se ha iniciado el proceso de vacunación y los que menos asistieron fueron diputados, 'posiblemente porque ya se habían inmunizado en otros lados, pero todavía no lo han reportado'.

'Hemos tenido la colaboración de la Secretaría de Salud (Sesal) que nos aplicó la vacuna Pfizer a cierto personal del Legislativo cuyo intervalo de aplicación es menor que el de AstraZeneca'.

Refirió que el personal del CN afiliado al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) son unos 450 empleados quienes no han recibido la segunda dosis, porque el intervalo entre las dos dosis de AstraZeneca es mayor, alrededor de unos tres meses.