Tegucigalpa, Honduras.

Este martes 12 de abril, el exdiputado liberal Fredy Renán Nájera acudirá a una audiencia de fático en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

En la audiencia, uno de los principales cabecillas del Cartel de Sinaloa revelará ante un juez la participación de Fredy Nájera Montoya en el tráfico de drogas y armas en Honduras.

César Gástelum Serrano, alias la Señora, es el principal testigo que tiene la justicia de Estados Unidos contra el excongresista.

Documentos oficiales de la Fiscalía de Estados Unidos evidencian que Gástelum era la mano derecha de Joaquín el Chapo Guzmán Loera en Centroamérica y que tuvo nexos con políticos y capos hondureños.

Este martes, Gástelum y Nájera estarán nuevamente frente a frente durante una audiencia fático, en la que se discutirán evidencias y se abrirá el camino de la condena del exdiputado.

CLAVES

1. Documentación judicial señala que “para el año 2012, cuando Nájera aspiraba a una reelección en el Congreso Nacional, pidió a un “testigo colaborador” unos 200,000 dólares (cerca de 4.8 millones de lempiras) para su campaña, que “el testigo” entregó directamente a Nájera”.

2. Fredy Nájera se declaró culpable en mayo de 2020 de cargos relacionados con el narcotráfico en Estados Unidos. En la audiencia, ambas partes, tanto la defensa del hondureño como la Fiscalía, presentarán evidencias ante el juez para determinar la sentencia.

Gástelum, según los documentos judiciales, confirmará que Nájera trabajó con él desde 2008 y 2015 en la coordinación de pistas de aterrizaje y ranchos en Honduras.

Asimismo, señalará que “observó que el acusado confiaba en sus conexiones corruptas con funcionarios militares y encargados de hacer cumplir la ley para asegurarse de que esos envíos no fueran interceptados y usaba un ejército privado para proteger sus cargamentos de drogas”, de acuerdo con documentos de la Fiscalía de Nueva York.

El testigo ratificará que el acusado también traficaba armas, “incluso comprando lanzagranadas propulsadas por cohetes e intentando vender ametralladoras a una organización de narcotraficantes en Venezuela”, señalan los documentos.

El 14 de marzo de 2018, Nájera se entregó voluntariamente a la justicia estadounidense, meses después se declaró culpable de los cargos de narcotráfico y enfrenta un castigo máximo de cadena perpetua. Su defensa sugiere una pena de 15 años de reclusión.