Tegucigalpa, Honduras.

La lucha por subsistir y hacer de la caficultura una actividad rentable para miles de pequeños productores continuará en este 2021 debido a los múltiples problemas que golpean al sector desde hace varios años, como el endeudamiento, los precios bajos, y que para esta cosecha se le suman la falta de cortadores para recolectar el fruto maduro, las deterioradas calles terciarias para acceder a las fincas y con una baja demanda a nivel mundial.

Al inicio de la cosecha 2020-2021, el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé) tenía la estimación de que la producción esta temporada alcanzaría los 8.2 millones de quintales, sin embargo, para muchos expertos del sector apenas se alcanzarán alrededor de 7.2 millones de quintales del grano de oro.

Lo anterior se debe a los problemas que tienen los productores para conseguir corteros que en años anteriores ingresaban de Guatemala, El Salvador y Nicaragua; pero debido a la situación de la pandemia por el covid-19 los cafetaleros tienen que pagar L600 por una prueba rápida por cada persona que quieran contratar para sus fincas, según explicó Jorge Pinto, representante de los cafetaleros en el occidente del país.

LEA: La pandemia abre nuevas puertas a emprendedores en Honduras

El productor, además, señaló que el paso de las tormentas Eta y Iota dañó severamente la infraestructura vial que tenían en los departamentos de Copán, Ocotepeque, Lempira, Santa Bárbara e Intibucá. “Hemos retrocedido 15 años, las carreteras terciarias están extremadamente dañadas”, comentó.

Pinto resaltó la labor que se está haciendo desde el Fondo Cafetero Nacional, que inició desde el mes de diciembre para restaurar los accesos a las fincas. “En este momento que estamos en pleno corte estamos en un 80% de poder habilitar las zonas cafetaleras. Ahora estamos realizando un esfuerzo sobrehumano para salir de este problema. La producción de café se había calculado en 8.2 millones, pero no vamos a llegar a esa producción, a diario nos reportan caída de café debido a que no hay mano de obra, ya que aquí en el occidente cortamos con gente de Guatemala”, explicó.

Dagoberto Suazo, presidente de La Central de Cooperativas Cafetaleras de Honduras (La Central), señaló que se está logrando la habilitación de las calles según el plan ejecutado entre el Gobierno y las organizaciones cafetaleras para sacar la cosecha.

Suazo señaló que hay más de 250 maquinarias que se hallan operando en los 15 departamentos productores de café para lograr aminorar las pérdidas y poder ingresar las divisas que necesita el país en estos momentos de crisis.

Deudas

Fredy Pastrana, productor y representante cafetalero del oriente del país, expresó que la situación es dramática. “Advertimos desde hace años que el sector no está generando utilidad, las deudas continúan creciendo: hay más de 63,000 productores que le deben a la banca”, lamentó.

Pastrana criticó el “abandono” de las instituciones cafetaleras en el tema de deudas y la falta de apoyo del Congreso Nacional, puesto que hace tiempo atrás plantearon un esquema de financiamiento para beneficiar a los cafetaleros con tasas de interés bajas a 10 años y el mismo no ha sido tomado en cuenta por los diputados.

Asimismo, indicó que el precio por el que se vende el café en Honduras es mucho menor que en los países vecinos. “Hemos dejado solos a los productores, que siguen cosechando y endeudándose”, dijo el productor de El Paraíso. Por último, Pastrana hizo un llamado al presidente de la república para que realice una reunión de emergencia y se pueda dar una respuesta a los productores que se encuentran en crisis.

Víctor Barahona, gerente de la Central Nacional de Cooperativas Limitada (Uniocoop), comentó que parte de la crisis empieza por los pocos fondos que se le asignan al sector agrícola en el Presupuesto General de la República. “Si revisan los presupuestos de los últimos 10 años de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) no se va a encontrar ningún apoyo. Se aprobaron los mismos L2,000 millones para agricultura. Hay poca inversión en la agricultura, donde se producen los alimentos y generan divisas en exportaciones”, expresó.

Barahona manifestó que el tema agrícola y del café deben tener un cambio de política para mejorar la productividad del país, así como empezar a mejorar el mercadeo del café en el mercado internacional con expertos en marketing que busquen mejores precios para el café nacional y los productores.

Baja demanda

Miguel Pon, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Café de Honduras (Adecafeh), señaló que las exportaciones de café han bajado por los atrasos que se tienen en las fincas de café por los daños en la carreteras dentro de las comunidades cafetaleras, pero además de esto comentó que hay algo que los pone en alerta, y es la poca demanda a nivel internacional.

“Está sumamente complicado poder colocar café en estos momentos”, advirtió Pon.

El exportador señaló que esta cosecha será complicada, ya que es ahora donde se va a sentir el verdadero impacto del covid-19 en la caficultura hondureña. El director ejecutivo de Adecafeh indicó que en realidad el covid-19 no ha impactado de gran manera, pero donde se está sintiendo este impacto es en el exterior por las medidas de confinamiento que se están volviendo a dar en Europa.

“Tenemos que ver qué pasará con la pandemia a nivel mundial, toda la cadena depende de eso, de nada servirá que el precio del café esté alto si no se puede colocar. Hay esperanza con las vacunas, pero eso tomará su tiempo”, manifestó.

Sobre el destino de las exportaciones, Pon destacó que a la fecha Estados Unidos es el país que más está importando el grano; además, Colombia también está comprando el café hondureño de inferior calidad para realizar mezclas.

Por último, Pon expresó que hay que estar atentos a los rebrotes que se están dando en el país, pues la gente se está relajando mucho y está en duda lo que pasará con el país este mes de enero y febrero si los casos siguen aumentando.

En el pasado mes de diciembre, el precio del café volvió a incrementar, lo que ha motivado a los productores a sacar sus cosechas, sin embargo, no se sabe si se mantendrá esa tendencia.

Claves de la crisis
1. Falta de cortadores
En muchas zonas del país se está reportando la caída del grano, puesto que los productores no han podido contratar cortadores de café de los países vecinos como en años anteriores debido al alto costo que esto representa, ya que se deben practicar pruebas rápidas.
2. Daños por los huracanes
El paso de las tormentas Eta y Iota por el territorio nacional en noviembre dañó severamente las carreteras terciarias para acceder a las distintas fincas en los 15 departamentos del país, siendo los de oriente y occidente los más afectados por la destrucción.
3. Baja demanda
Los exportadores señalaron que debido a la situación de la pandemia a nivel global la demanda internacional de café ha bajado drásticamente, por lo que colocar café hondureño en el exterior está provocando que las cifras de exportación estén bajas.