SAN PEDRO SULA. El Congreso Nacional aprobó ayer en la sesión virtual un decreto orientado a establecer una medida económica extraordinaria relacionada con el costo del flete marítimo utilizado para el cálculo del valor en aduana en la importación de mercancías.

El proyecto de decreto contempla que para propósitos del cálculo del valor en aduana de las mercancías se determinará con base al 25% del valor consignado en el documento de transporte (Bill of Lading).

La medida será aplicable a las mercancías que se importan en forma definitiva, independientemente del país de origen o procedencia.

Datos

Impacto en la recaudación. La medida aprobada ayer por el CN tendrá un impacto en la recaudación fiscal, explicaron las autoridades del SAR. Sin embargo, agregaron, se busca que sea un paliativo para beneficio de los consumidores y de empresas importadoras.

270 millones de lempiras es lo estimado que dejará de percibir el Gobierno con la medida, la cual estará en vigor al publicarse en La Gaceta.

La iniciativa surge como un paliativo ante la crisis logística a causa de la pandemia, debido a que ante la interrupción en las operaciones de carga y descarga, por las restricciones del covid-19, se ha creado un desequilibrio entre la oferta de servicios de contenedores y la demanda de bienes, aunado a la alteración de la cadena logística marítima, lo que ha provocado presiones en los costos de transporte marítimo y por ende que las tarifas de flete aumenten significativamente, alcanzando niveles récord.

“Este es un beneficio que vendrá a apoyar a todo el sector productivo y será trasladado al consumidor final”, explicó María Antonia Rivera, designada presidencial y titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE).

Por su parte, la directora del Servicio de Administración de Rentas (SAR), Miriam Guzmán, dijo que la medida, vigente hasta el 31 de diciembre, significará un sacrificio de unos L270 millones en la recaudación fiscal, ya sea por conceptos arancelarios y del impuesto sobre venta (ISV).