Cobra fuerza tesis de que se podrá votar con las dos cédulas en las generales

Expertos consultados creen que el proceso electoral perdería confianza porque se habilitaría para votar a personas del viejo censo.

La ciudadanía ya podía reclamar de forma expedita su documento. El servicio de entrega superó las fallas iniciales.
La ciudadanía ya podía reclamar de forma expedita su documento. El servicio de entrega superó las fallas iniciales.

TEGUCIGALPA

La opción de votar con cualquiera de las dos tarjetas de identidad comenzó a tomar fuerza ayer en el ambiente político al no autorizarse aún los recursos para el uso de la tecnología y la distribución total del Documento Nacional de Identificación (DNI).

El Registro Nacional de las Personas (RNP) entró a una etapa de desfase porque el Congreso Nacional aún no ratifica el préstamo de 9.4 millones de dólares (225 millones de lempiras) para terminar la entrega de 1.8 millones de tarjetas.

Además, el 27 de julio venció el plazo que da la Ley Electoral al Consejo Nacional Electoral (CNE) para adjudicar a una empresa los servicios de transmisión y divulgación de resultados preliminares.

Otra situación que ocasiona dudas sobre la asistencia total a las urnas y sin dificultades es el cambio de domicilio que el RNP le hizo a más de un millón de ciudadanos al momento de enrolarse.

Bajo este contexto, el analista Ernesto Paz Aguilar no descartó que “vamos a ir al proceso electoral a votar con cualquiera de los dos identidades: con la vieja o con la nueva”.

“El problema del censo se mantiene, no se ha corregido el domicilio de más de un millón de personas y eso va a crear problemas”, estimó.

Pero lo más importante de todo este ambiente de incertidumbre es que las elecciones no se pueden atrasar y no perder de vista que la gente quiere acudir masivamente a votar.

Para el exmagistrado electoral Augusto Aguilar el único problema de que la gente vote con la identidad nueva o vieja es que el proceso perderá cierta confianza.

Pero el uso de cualquiera de estos documentos “es muy probable porque si no han logrado identificar a todos los ciudadanos van a tener que autorizar el voto con cualquiera de las dos tarjetas”.

Según Luis León, director de Instituto Holandés para la Democracia, el proceso electoral ya sufrió un desfase, “ha sido dañado (y) ahora lo que queda es tomar decisiones oportunas para solventar esta crisis”. El Congreso aún no resuelve este problema.

El RNP todavía está pendiente de entregar 1.5 millones de tarjetas de identidad, mientras la vieja perderá su vigencia el 15 de agosto, salvo que el Congreso decida otra prórroga.

Desde hace una semana, el RNP dejó de entregar los nuevos documentos debido a que se les acabó el presupuesto para pagar al personal en esa labor. La entrega se lleva acabo en centros comerciales y escolares de las principales ciudades.

Más del 40% de huellas y firmas se validaron

El Registro Nacional de las Personas (RNP) validó mediante cotejo más de 3,652 huellas dactilares y firmas que respaldaron la iniciativa ciudadana presentada por tres organizaciones magisteriales, superando el 40% de toda la documentación de soporte entregada.

En total se verificaron 9,130 rúbricas al igual que huellas dactilares que acompañaron el mecanismo de participación ciudadana que busca reformar la Ley del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema). Colegios magisteriales buscan modificar el artículo 126 de la normativa que rige a la institución de previsión de los maestros.

La enmienda consiste en cambios a la edad de jubilación de los educadores y sus beneficiarios, otorgar los 60 salarios en vida a los pensionados y jubilados, incluyendo un reajuste salarial de 3,200 lempiras para 2022.

La Prensa