Más de 100 triajes han sido cerrados en Honduras

Un informe del Fonac establece que la falta de recursos financieros ha provocado que muchas municipalidades hayan interrumpido la operación de los centros de triaje.

En junio hubo 20 más triajes cerrados más que el mes de mayo, lo que hace incrementar la presión en los hospitales de las principales ciudades del país.
En junio hubo 20 más triajes cerrados más que el mes de mayo, lo que hace incrementar la presión en los hospitales de las principales ciudades del país.

Tegucigalpa, Honduras.

Un informe del Foro Nacional de Convergencia (Fonac) reveló que más de 100 centros de triaje y estabilización han suspendido labores en diferentes municipios del país, lo que a criterio de esta plataforma de la sociedad civil se constituye en un mayúsculo problema, ya que hace incrementar la demanda de servicios hospitalarios en los nosocomios de los más importantes centros urbanos del país.

Copán, Francisco Morazán, Intibucá, La Paz, Lempira y Ocotepeque, con más triajes cerrados

El informe sobre la situación de los centros de triaje y estabilización en Honduras, elaborado por la Unidad de Veeduría Social del Fonac, reveló que el departamento de La Paz es el que mayor cantidad de establecimientos tiene cerrados, con 17 de ellos sin funcionar; es decir, el 89.47% de la totalidad de municipio del departamento en mención. Le siguen los departamentos de Copán y Lempira que tienen 13 triajes cerrados cada uno de ellos.

Luego le continúa con elevado número de centros de triaje y estabilización sin operar los departamentos de Olancho con nueve, Intibucá con ocho, Atlántida con siete, Ocotepeque y Santa Bárbara con seis ambos. Habrá que destacar que el departamento de Atlántida tiene un porcentaje de triajes cerrados del 87.50%, es decir, que de los ocho municipios del departamento, únicamente funcionan triajes en el municipio de la Ceiba, donde hay serios problemas de gestión por atraso en el pago de salarios al personal que allí labora.

En el departamento de Francisco Morazán, los centros de triaje y estabilización de los municipios de El Porvenir, La Libertad, Marale, Nueva Armenia, San Antonio de Oriente y San Miguelito, se encuentran cerrados, lo que provoca una presión fuerte a los triajes metropolitanos que prestan servicios en Tegucigalpa y Comayagüela.

En El Paraíso hay cinco municipios en los que los triajes no están funcionando y se han suspendido labores en cuatro centros de triaje y estabilización en cada uno de los departamentos de Colón, Comayagua y Yoro, respectivamente.

Con menor cantidad de establecimientos cerrados están los departamentos de Valle con trres y Cortés e Islas de la Bahía con dos cada uno. Finalmente, en los departamentos de Choluteca y Gracias a Dios no se reportan triajes cerrados.

Según el boletín epidemiológico de la covid-19, de la semana epidemiológica número 24, publicado el día 21 de junio 2021, por la Unidad de Vigilancia de la Salud de la Secretaría de Salud, los departamentos con las tasas de incidencia más altas de casos de la covid-19 por cada 100,000 habitantes son Francisco Morazán, La Paz, Valle, Intibucá, El Paraíso y Ocotepeque. Asimismo, los departamentos con la más alta tasa de mortalidad son Francisco Morazán, La Paz y Cortés, en cuanto a la tasa de letalidad las cifras más altas se presentan en los departamentos de Copán, Lempira y Choluteca.

Reporte de triajes cerrados a junio de 2021

109 centros de triaje y estabilización están cerrados en los 298 municipios de Honduras; es decir, de la totalidad de municipios, en el 36.58% de ellos los triajes están sin funcionar

- Atlántida: siete triajes cerrados de ocho municipios del departamento (87.50%)

- Colón: cuatro triajes cerrados de 10 municipios del departamento (40.00%)

- Comayagua: cuatro triajes cerrados de 21 municipios del departamento (19.05%)

- Copán: 13 triajes cerrados de 23 municipios del departamento (56.52%)

- Cortés: dos triajes cerrados de 12 municipios del departamento (16.67%)

- Choluteca: 0 triajes cerrados de 16 municipios del departamento (00.00%)

- El Paraíso: cinco triajes cerrados triajes cerrados de 19 municipios del departamento (26.32%)

- Francisco Morazán: seis triajes cerrados de 28 municipios del departamento (21.43%)

- Gracias a Dios: 0 triajes cerrados de seis municipios del departamento (00.00%)

- Intibucá: ocho triajes cerrados de 17 municipios del departamento (47.06%)

- Islas de la Bahía: dos triajes cerrados de cuatro municipios del departamento (50.00%)

- La Paz: 17 triajes cerrados de 19 municipios del departamento (89.47%)

- Lempira: 13 triajes cerrados de 28 municipios del departamento (46.43%)

- Ocotepeque: seis triajes cerrados de 16 municipios del departamento (37.50%)

- Olancho: nueve triajes cerrados de 23 municipios del departamento (39.13%)

- Santa Bárbara: seis triajes cerrados de 28 municipios del departamento (21.43%)

- Valle: tres triajes cerrados de nueve municipios del departamento (33.33%)

- Yoro: cuatro triajes cerrados de 11 municipios del departamento (36.36%)

“Durante el pasado mes de junio, el número de triajes cerrados fue de 109, 20 más que el mes de mayo, lo que es una señal inequívoca que la atención en los municipios a los pacientes sospechosos o contagiados de la covid-19 se reduce y automáticamente se incrementa la presión a los hospitales. Hay una tendencia ascendente en el cierre de triajes, pues mientras en abril la cantidad de triajes sin operar era 72, en mayo fue de 89 y ahora son 109”, lamentó el secretario ejecutivo del Fonac, Omar Edgardo Rivera Pacheco.

omar.514(800x600)
Omar Rivera, secretario del Fonac

El dirigente de la sociedad civil señaló que “la principal causa para el cierre de estos triajes es que las municipalidades no tienen suficientes recursos para financiar la operatividad y sostenibilidad de los centros, pues muchas no liquidaron las transferencias que originalmente se les había asignado para el funcionamiento de estos establecimientos, debido a que ha habido atrasos en el depósito de los recursos de segundas transferencias, los montos presupuestarios ahora son menores de los originales, ya se concluyó con el programa de apoyo gubernamental "Fuerza Honduras" en algunas localidades o porque a las autoridades edilicias se les hace imposible mantenerlos abiertos con los limitados recursos propios del erario local”.

Advirtió “que el problema no solamente está relacionado con el funcionamiento o no de los centros de triaje y estabilización en los municipios, sino que ya tienen deudas de hasta tres meses de salarios no pagados a médicos, enfermeras y personal auxiliar, por lo que se arriesgan a tener problemas legales en el corto plazo sino cancelan”.

Lea: Honduras no descarta que variante Delta del covid-19 ya circule en el país

“Ya sea que el problema se constituya en una complicación propia del ámbito administrativo burocrático de liquidación o procesamiento de desembolso o que los recursos transferidos ahora son menos o limitados, no importa cuál sea la problemática, lo que sí es un imperativo categórico es que los funcionarios gubernamentales y las autoridades municipales superen cualquier diferencia y se avoquen a reabrir estos triajes para que se hagan las evaluaciones clínicas, apliquen pruebas, se estabilice a pacientes en condición leve y moderadas y se dispense los tratamientos ambulatorios de medicamentos” manifestó.

Por lo menos el 2020 y en el presente año, los centros de triaje y estabilización han sido un mecanismo de contención de la demanda de servicios hospitalarios en el país, muy especialmente hacia aquellos hospitales del Valle de Sula y el Distrito Central (MDC), en tal sentido, mantener cerrados los triajes es automáticamente provocar un congestionamiento de los ubicados en San Pedro Sula, Tegucigalpa y en otros centros urbanos como Choluteca, Comayagua, Santa Rosa de Copan, La Ceiba, Juticalpa y Danlí, entre otros”.

“No es ni factible ni correcto que los gobiernos locales estén a cargo de forma permanente e indefinida de la atención a los pacientes afectados por el nuevo coronavirus en las circunscripciones municipales, allí quien debe asumir el liderazgo, el deber y la responsabilidad es la autoridad central de la Secretaría de Salud, como corresponde, a través de la red de atención primaria, para lo cual se les debe fortalecer con recursos humanos, materiales y logísticos, así como con equipamiento y medicamentos a los centros de salud y otras unidades asistenciales en territorio” indicó.

Además: Honduras rebasó en junio la barrera de los 7 mil muertos por covid

Asimismo, el titular del Fonac planteó que de frente al nuevo gobierno se debe avanzar hacia el diseño e implementación de un nuevo sistema de salud que garantice generalizada cobertura, óptima calidad y una adecuada articulación entre la Secretaría de Salud, el Instituto Hondureño de Seguridad Social (Ihss) y las entidades privadas que prestan servicios médicos y hospitalarios. Ya hay algunos avances en esa materia, ya existen muchos estudios y opciones de modelo a seguir, ahora solo falta que los diferentes actores de la sociedad y las autoridades que asumirán las riendas en el país a partir del 2022, las puedan volver una realidad con el acompañamiento de los diversos sectores de la sociedad hondureña.


La Prensa