Honduras detiene a guatemaltecos por llevar ilegalmente a 17 centroamericanos

Los guatemaltecos, de 32 y 36 años, fueron capturados por suponerlos responsables del delito de tráfico ilegal de personas.

Los coyotes guatemaltecos llevaban a 16 nicaragüenses y una hondureña.
Los coyotes guatemaltecos llevaban a 16 nicaragüenses y una hondureña.

Tegucigalpa.

La Policía Nacional de Honduras detuvo este sábado en la frontera con Guatemala a dos guatemaltecos por trasladar ilegalmente a 16 nicaragüenses y una hondureña en una camioneta, cuyo destino final era Estados Unidos.

La detención se llevó a cabo en Corinto, punto fronterizo con Guatemala, en un trabajo de "vigilancia y seguimiento" de agentes de la Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos y la Dirección Policial de Investigaciones, indicó la Policía hondureña en un comunicado.

Los guatemaltecos, de 32 y 36 años y cuya identidad no fue revelada, fueron capturados por suponerlos responsables del delito de "tráfico ilegal de personas en perjuicio de la seguridad de libertad de 16 ciudadanos de origen nicaragüense y una ciudadana hondureña", añadió.

Las fuerzas de seguridad decomisaron a los detenidos 8.915 quetzales (1.155 dólares) y tres teléfonos móviles, según el informe oficial.



Los guatemaltecos serán "remitidos a la instancia correspondiente para continuar su proceso legal", señaló la Policía de Honduras.

Los 16 nicaragüenses fueron conducidos a una oficina del Instituto Nacional de Migración (INM), donde las autoridades coordinaran su retorno a Nicaragua.

En los últimos días la Policía hondureña ha intensificado los patrullajes en las fronteras para evitar el tráfico ilícito de personas por el territorio nacional.

El país centroamericano se ha convertido en las últimas décadas en un punto de tránsito de migrantes, especialmente de cubanos y africanos, que atraviesan los países de Centroamérica para llegar a EE.UU.

Alrededor de 3.000 inmigrante irregulares, en su mayoría cubanos, han sido detenidos en Honduras en lo que va de 2021 por ingresar de manera ilegal, algunos de ellos con la intención de llegar a Estados Unidos, según cifras del INM.

Los extranjeros son recibidos en los cuatro Centros de Atención al Migrante Irregular (CAMI) que el Gobierno hondureño ha habilitado en diferentes puntos del país.

Los inmigrantes reciben además atención humanitaria y cumplen un proceso migratorio a través del Sistema Integral de Control Biométrico Migratorio de Honduras.

La Prensa