Honduras espera que Joe Biden nombre embajador

Nuevo presidente prometió $4,000 millones para la Alianza para la Prosperidad.

Con el cambio de gobierno se espera que Estados Unidos amplíe la cooperación y nombre un nuevo jefe de misión en Honduras.
Con el cambio de gobierno se espera que Estados Unidos amplíe la cooperación y nombre un nuevo jefe de misión en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras espera con marcado optimismo que el Gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos Joe Biden aumente la cooperación a través de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, designe un nuevo embajador extraordinario y plenipotenciario en Tegucigalpa y apuntale la colaboración en la lucha contra la corrupción, el narcotráfico y las redes criminales que operan desde la región.

Algunos de estos puntos fueron parte del compromiso de campaña del cuadragésimo sexto presidente de EE UU y se espera que se materialicen en el primer año de su gestión al frente de la Casa Blanca, que justamente comienza mañana miércoles 20 de enero.

Recién electo, Biden prometió aumentar en $4,000 millones la cooperación para el Triángulo Norte de Centroamérica que componen Honduras, Guatemala y El Salvador para atajar las causas que generan la masiva migración de ciudadanos de estos tres países a EE UU a través de las caravanas migratorias.

“La propuesta del Presidente en la campaña es volver a enfocarse en las raíces de la inmigración del Triángulo Norte invirtiendo 4,000 millones a través de cuatro años (...) Esos 4,000 millones a través de cuatro años vendrán de la desviación de fondos o de alienar las prioridades del presupuesto de la Administración a favor de los países de la región”, dijo en una reciente entrevista a EFE Juan González, asesor de campaña de Biden.

LEA: Hondureño requerido por Estados Unidos es capturado en Panamá

Indicó que cada dólar que se invierta será para asegurar que se están combatiendo las maras en El Salvador, que se está combatiendo la corrupción y que se están creando oportunidades económicas para las comunidades marginadas de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Alianza

Al respecto, Lisandro Rosales, secretario de Relaciones Exteriores de Honduras, comentó a Diario LA PRENSA que reciben con mucha esperanza la propuesta de Biden de aumentar la ayuda a la región en más de $4,000 millones a través de la Alianza para la Prosperidad.

“(Lo vemos) con esperanza, tenemos claro que cualquier acción orientada a mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas, de generar un país inclusivo, donde se disminuyan las desigualdades sociales, es propicio para dar pasos importantes con el fin de desincentivar la migración irregular, especialmente ahora que nuevamente hemos sido afectados por los fenómenos hidrometeorológicos Eta y Iota, que nos generan rezago económico, en momentos en que el país mantenía una estabilidad fiscal apropiada para continuar el proceso de desarrollo”, dijo.

Informó que se ha avanzado en el Plan de la Alianza para la Prosperidad, y de acuerdo con la planificación hecha por los equipos de ambos países se le dará continuidad con la siguiente administración.

Refirió que en este momento hay 92 millones de dólares en ejecución en programas con enfoque de género, para mujeres emprendedoras, y 400 millones más en la generación de infraestructura energética, turismo y otros sectores que son vitales para el desarrollo del país.

Rosales destacó que a la fecha se recibieron unos $1,000 millones en préstamos con facilidades a través de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC), en alianza con el sector privado, para financiar proyectos vitales para generar una estructura que propicie el desarrollo en el país y de esta forma se creen oportunidades que otorguen ingresos económicos a las familias y les cambien su condición de vida.

Nuevo embajador

Con respecto a la designación de un nuevo embajador en el país, el canciller hondureño confió en que al igual que en otros 37 países donde la administración del presidente Donald Trump no pudo nombrar sus jefes de misión, la nueva administración estadounidense designe a su nuevo representante en Tegucigalpa. No obstante, reconoció que “eso dependerá del Congreso de los Estados Unidos, recuerde que el Presidente hace la propuesta y debe esperar la decisión de los congresistas”.

Estados Unidos no designa embajador en Honduras desde junio de 2017, cuando cumplió su misión en el país el entonces diplomático James Nealon. Desde entonces, la misión diplomática estadounidense ha estado dirigida por las encargadas de Negocios Heide B.

Fulton y actualmente Colleen Hoey.

Carlos López Contreras, excanciller y exagente de Honduras ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, confió en que la administración Biden designará a su nuevo jefe de misión con todas las credenciales de embajador; aunque aclaró que la misión diplomática no ha estado a la deriva, ya que ha sido dirigida por los encargados de Negocios que al regresar a EE UU han ocupado otros cargos muy importantes en el servicio diplomático de su país.

Contreras contextualizó que el Gobierno de Donald Trump no logró cristalizar todos sus objetivos en materia diplomática, y el hecho que Honduras no haya contado con un embajador extraordinario y plenipotenciario no es un caso aislado, dado que hay muchos países en los que tampoco se designó embajador, sino que quedaron a cargo de sus encargados de Negocios. “La expectativa es que con el nuevo Gobierno se establezca una relación a nivel de jefes de Estado por medio de un nuevo embajador seleccionado por el nuevo gobernante (Joe Biden)”, dijo el experimentado diplomático hondureño.

En otro tema, consideró que dada la experiencia y los antecedentes del presidente Biden en el tratamiento de la problemática del Triángulo Norte, es muy probable que este le dé un fuerte impulso a la Alianza para la Prosperidad con el fin de frenar la ola migratoria a EE UU.

Recordó que este tema migratorio ha estado en la agenda norteamericana desde hace 50 años, en aquel momento por motivos de la expansión del comunismo, pero ahora por la presencia de la droga, las pandillas y la extorsión de los grupos criminales que provocan que miles de personas huyan a su territorio. Contreras, además, consideró que se necesita una cooperación multinacional para enfrentar el problema del narcotráfico en Centroamérica y México.

En ese sentido, consideró que la política estadounidense para el Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) apuntará, sin duda alguna, a estabilizar a estos países para tener un mayor control y que sus tribunales y cárceles funcionen y también el instrumento disuasivo de la extradición”.

Ambicioso plan de Biden para Centroamérica

TEGUCIGALPA. El plan del presidente Joe Biden para fortalecer la seguridad y la prosperidad de los pueblos de Centroamérica establece desarrollar una estrategia regional integral de cuatro años y $4,000 millones para abordar los factores que impulsan la migración desde Centroamérica, movilizar la inversión privada en la región, mejorar la seguridad y el Estado de derecho, abordar la corrupción endémica y priorizar la reducción de la pobreza y el desarrollo económico.

“Los desafíos que nos aguardan son enormes. Pero si existe la voluntad política, no hay razón para que Centroamérica no pueda convertirse en la próxima gran historia de éxito del hemisferio occidental”, dijo Biden al presentar su proyecto para la región.

Como presidente, Biden se comprometió a renovar el compromiso de EE UU de abordar las causas fundamentales que impulsan la migración con una estrategia regional integrada de cuatro años y $4,000 millones.

Esta estrategia establece que los países asignen una cantidad sustancial de sus propios recursos y emprendan reformas significativas, concretas y verificables; poner la lucha contra la corrupción en el centro de la política de Estados Unidos en América Central, dirigir la inversión del sector privado, incluyendo a través de alianzas público-privadas, para complementar los fondos del Gobierno, invertir principalmente en organizaciones de la sociedad civil que están en la primera línea al lidiar con las causas fundamentales de la migración y renovar los esfuerzos para trabajar de manera constructiva con México, Canadá y otros socios regionales de América Central y del Sur, entre otras cosas.

.

La Prensa