En reapertura económica se debe garantizar la salud del pueblo: Fonac

El Gobierno de Honduras analiza reanudar la economía el próximo lunes.

Tegucigalpa.

El Gobierno de Honduras analiza las propuestas para una reapertura de la economía nacional, la cual se podría llevar a cabo el próximo lunes 27 de julio.

Ebal Díaz, ministro de la Presidencia, dijo que esperan discutir todos los detalles para regresar a la etapa 1 de la pandemia. "En las próximas horas serán anunciadas las condiciones bajo las cuales la economía será reactivada", agregó.

En ese sentido, el secretario ejecutivo del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), Omar Rivera, opinó que la reapertura económica debe ser responsable y garantizar que aparejada a ella se implementarán acciones que garanticen la salud del pueblo hondureño.

"Esta es una moneda de dos caras; por un lado, se debe revitalizar la economía para que mueran las empresas y no se pierdan empleos, pero también se debe garantizar que no fallezcan más hondureños y no se pierdan más vidas en esta pandemia del coronavirus Covid-19", dijo Rivera.

Enfatizó Rivera en hacer ver que una cuarta parte de los impuestos recaudados ordinariamente por el gobierno de la república no están ingresando a las arcas públicas como consecuencia de la recesión económica provocado por el cierre de la actividad empresarial y que esto impactará en la capacidad que tenga el Estado para financiar los diferentes programas y proyectos de carácter social y productivo, así como en la ejecución de obras de infraestructura; "si las empresas siguen cerradas, muy pocos pagarán impuestos y eso repercutirá en las finanzas nacionales", opinó.

Agregó que "si se quiere abrir la economía se requerirán rigurosos protocolos de bioseguridad que obligatoriamente deberán cumplir las empresas y una conducta diferenciada por parte de los ciudadanos que le de especial relevancia al distanciamiento socia".

El veedor social manifestó que el éxito de la reapertura económica dependerá que cada quien cumpla con sus responsabilidades, refiriéndose a los empresarios, a los ciudadanos y al gobierno. "Los empresarios cumpliendo a cabalidad con las medidas de bioseguridad y dotando a sus colaboradores del equipo y material de protección personal; los ciudadanos deben respetar la cuarentena y el confinamiento y únicamente circular el día que les corresponda, usando la mascarilla y manteniendo el distanciamiento social; y las autoridades gubernamentales debe ejecutar las acciones de atención primaria en las comunidades, aplicando evaluaciones clínicas y tamizaje a través de pruebas rápidas, así como garantizar la dotación de suficiente medicamento, equipamiento y material de bioseguridad en los hospitales".

Los indicadores de Honduras señalan que el daño a la economía ha sido dramático por la pérdida de empleos, que hasta la fecha se han perdido 500,000 entre suspendidos y despedidos, lo que representa un promedio de 125,000 por mes.

La empresa privada asegura que se perderán entre 100,000 y 125,000 empleos más si no se avanza en la apertura gradual y se retorna a la fase uno.

La Prensa