CN aprueba medidas para reducir gasto público ante crisis por pandemia

La racionalización del gasto público se aprobó debido a la crisis de las finanzas, derivada por la disminución de los ingresos a consecuencia de la pandemia.

La economía nacional se ha visto severamente afectada por los masivos contagios de COVID-19 entre la población.
La economía nacional se ha visto severamente afectada por los masivos contagios de COVID-19 entre la población.

Tegucigalpa, Honduras.

El Congreso Nacional aprobó este jueves un decreto que autoriza a la Secretaría de Finanzas para que aplique medidas pertinentes en materia de racionalización y disminución del gasto público.

La determinación de los legisladores se deriva de la crisis por la cual atraviesan las finanzas públicas en medio de la pandemia por COVID-19.

El objetivo del decreto aprobado es realizar todas las operaciones presupuestarias y financieras necesarias para disminuir el presupuesto general de ingresos y egresos en el porcentaje que sea necesario.

Lea: Evelyn Bautista presenta renuncia irrevocable como directora de Invest-H

Las disposiciones de la presente Ley son de estricto cumplimiento para las empresas públicas no financieras, órganos constitucionales sin adscripción específica, Poderes del Estado, así como el sector público y privado que recibe transferencias que figuran en el presupuesto general de ingresos y egresos.

En cuanto a las asignaciones presupuestarias del Poder Legislativo y Poder Judicial, el Poder Ejecutivo a través Finanzas debe presentar ante el Congreso Nacional las medidas pertinentes de racionalización y disminución del gasto público, las cuales deberán ser discutidas y aprobadas por el Pleno.

Además: Causas que orillaron a Evelyn Bautista a renunciar como directora de Invest-H

Todas las Instituciones deberán realizar la reprogramación física y financiera de sus objetivos, resultados y metas, plan operativo, plan anual de compras y contrataciones acorde al presupuesto ajustado producto de la disminución en el gasto público.

Anteriormente, Pedro Barquero, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC), sugirió que funcionarios que ganaban arriba de 75,000 lempiras pudieran destinar parte de su salario a la emergencia como una forma de "sacrificio en tiempos de crisis".

A su vez, reconoció y recordó que la empresa privada ya ha hecho sacrificios fiscales durante la emergencia, sin embargo, solicitó involucrar a más sectores a dichas medidas.

"En estos momentos no hay que preocuparse mucho por la solidez de las finanzas publicas, porque se está en una situación de emergencia, las micro, pequeñas y medianas empresas están en serios problemas y la gran empresa ya comienza a sufrir los estragos", declaró Barquero.

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, recalcó en la sesión virtual de este jueves lo afirmado en el mes de abril pasado al aprobar una serie de iniciativas y recursos para responder ante la pandemia del COVID-19, que este Poder del Estado no había firmado un cheque en blanco.

“El Congreso Nacional no ha firmado un cheque en blanco en relación con los recursos que hemos aprobado para afrontar la pendemia, exhortamos a que nos mantengan día a día informados de la ejecución de los mismos para aumentar los niveles de transparencia que el pueblo está exigiendo”.

Es por eso y con el objetivo de incrementar los niveles de transparencia del Congreso Nacional, fue que el mismo presidente Oliva designó en su momento a la Comisión Especial de diputados ante la emergencia del COVID-19, como una unidad contralora de los recursos aprobados por el Legislativo.

“Teniendo ellos una visión de lo que se aprueba, en términos de apoyo para el ejecutivo, para afrontar esta pandemia, es una comisión contralora y de transparencia sobre el uso de los fondos” afirmó Oliva.

Secuelas en la economía

La recesión de la economía de Honduras será de -6.1% en el año 2020, según un informe publicado ayer por la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal). La nueva cifra de la contracción económica hondureña será mayor que la pronosticada en el mes de mayo pasado, que era de -2.8%.

En tanto, el Banco Central de Honduras (BCH) mantiene la meta entre -2.9% y -3.9%. Sin embargo, José Luis Moncada, expresidente de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), opina que la contracción de la economía hondureña será mayor que el -6.1% de Cepal.

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), que elabora el BCH y correspondiente a mayo pasado, reportó una contracción de -9.4%. Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central, dijo que a finales de este mes se revisará la meta del PIB de 2020.

La Prensa