Muertes por COVID-19 en Honduras suben a 41 y 442 los contagios

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) realizó 66 pruebas de COVID-19 y 16 dieron positivo.

Tegucigalpa, Honduras.

La cifra de fallecidos por COVID-19 en Honduras aumentó a 41 y los contagios a 442, luego de que el Laboratorio Nacional de Virología confirmara 16 nuevos casos de personas con el coronavirus, de 66 pruebas que se realizaron este día.

Todos los casos que se confirmaron hoy son procedentes del departamento de Cortés, epicentro del coronavirus en Honduras; 15 de la ciudad de San Pedro Sula y 1 de Puerto Cortés.

En cadena nacional de radio y televisión, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos informó que hasta el 16 de abril en Honduras han fallecido 41 personas a causas del coronavirus, mientras que 10 se han recuperado.

Las autoridades sanitarias de Honduras recuerdan la importancia que tiene el aislamiento social para frenar la propagación de la COVID-19, cuyos primeros dos casos positivos en el país se registraron el 11 de marzo, precisamente el mismo día que la enfermedad fue declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

El toque de queda que rige desde a mediados de marzo se cumple a medias, ya que la población puede salir a abastecerse de alimentos, medicinas, combustibles y hacer gestiones bancarias entre las 07:00 am y 5:00 pm.

El miércoles, la Secretaría de Seguridad autorizó a todas las ferreterías del país para que abrieran sus puertas el público, en los horarios mencionados anteriormente.

Las salidas autorizadas por el Gobierno, son controladas conforme al último dígito del carné de identidad de cada ciudadano, de modo que el lunes pueden hacerlo los que terminan en 1 y 2, y así sucesivamente hasta el viernes, cuando le corresponde a los que terminan en 9 y 0.

En los supermercados, farmacias, bancos, gasolineras y ferreterías se atiende al público con controles sanitarios y se exige que los clientes vayan provistos de mascarilla y guantes.

Pero eso no sucede con muchos de los que compran en mercados populares, que circulan sin ninguna protección en su rostro y las manos.

El sábado y domingo, por ordenanza gubernamental, ningún establecimiento puede abrir.

La Prensa