Más noticias

Finanzas procede a pre intervenir documentación de la Enee

La noticia la dio a conocer la secretaria de Finanzas, Rocío Tábora.

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica está bajo escrutinio financiero.
La Empresa Nacional de Energía Eléctrica está bajo escrutinio financiero.

Tegucigalpa, Honduras.

La secretaria de Finanzas, Rocío Tábora, indicó este martes que "de conformidad al artículo 211 de las disposiciones vigentes en la Ley de Presupuesto general de la República estoy procediendo a pre intervenir toda documentación que se tramita en la Enee".

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) ha estado bajo la lupa por las constantes pérdidas.

"A partir de septiembre de este año procederemos hacer el interfaz del Sistema de administración financiera con el Sistema de Recursos Humanos SIREP en la Enee para tener un registro de datos ordenado y transparente del talento humano", indicó en su cuenta de Twitter.

La Enee sigue siendo el principal desafío fiscal del Gobierno, porque las finanzas de la empresa se han deteriorado bruscamente a pesar del apoyo del Gobierno en 2017.

rocío tábora.8(800x600)
La secretaria de Finanzas, Rocío Tábora.

LEA: Enee sigue siendo el principal reto fiscal

Esta es la principal conclusión del documento que contiene la revisión de la del Artículo IV 2018 que hizo la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo destaca que en los últimos cuatro años las autoridades alcanzaron un progreso significativo en la consolidación financiera de la Enee.

Entre las acciones están la reducción de pérdidas no técnicas, el recorte del 60% de la fuerza de trabajo, los ajustes trimestrales de la tarifa y la creación de una nueva Secretaría de Energía para apoyar la implementación de la reforma del sector eléctrico.

En 2017, la Secretaría de Finanzas colocó $700 millones en bonos soberanos para apoyar las finanzas de la Enee, en especial para el pago de los generadores; sin embargo, la deuda se ha vuelto a disparar.

Otros desafíos y algunas propuestas

También las pérdidas de electricidad, la que a finales de 2017 se encontraban en 31%, aún demasiado alto como para garantizar una solidez para la Enee.

Además, las grandes cuentas no pagadas de entidades públicos, las que debido a las malas prácticas presupuestarias mantienen una morosidad de 0.5% del PIB. Para el FMI, la estatal eléctrica necesita un plan integral para abordar estos problemas junto con acciones inmediatas para restaurar su posición financiera.