Nuevo conflicto en el Hospital Escuela

El máximo centro sanitario del país continúa con muchas limitaciones.

El sindicato del Hospital Escuela se mantiene en asambleas informativas en plena crisis por dengue. Pacientes de toda la región atestan el centro asistencial.
El sindicato del Hospital Escuela se mantiene en asambleas informativas en plena crisis por dengue. Pacientes de toda la región atestan el centro asistencial.

TEGUCIGALPA.

Una nueva plataforma surgió. Se trata de la recién creada para “el rescate del Hospital Escuela”, que ayer, en plena emergencia por dengue, demandó la salida inmediata de la Junta Interventora de la institución.

Integrado por sindicalistas, este nuevo frente asegura que la interventora ya no tiene respaldo legal y ha cometido presuntos actos irregulares. “Exigimos de inmediato el cumplimiento a la vigencia del decreto ejecutivo PCM-024, publicado el 3 de junio de 2019, el cual le quita el asidero legal a la Junta Interventora, por lo tanto, exigimos su salida inmediata”, aseguró Mauricio Corrales, fiscal del sindicato de trabajadores del Hospital Escuela.

Datos
El jefe de la Unidad de Investigación del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Odir Fernández, señaló que la denuncia que hace el sindicato son “cortinas de humo” para tapar la corrupción a la que se han prestado algunos.
400 lempiras por preparar cuerpos cobraban algunos empleados del Hospital Escuela, denunció el CNA.

El sindicalista denunció que los interventores no han generado ningún resultado. “Las ambulancias, ascensores, lavadoras, quirófanos y demás equipo siguen en pésimas condiciones”. Otro argumento que señaló Corrales, es que se suponía que ellos venían a laborar ad honórem, (trabajar sin percibir ninguna retribución económica), sin embargo, el último pago realizado del presupuesto del hospital fue de 445,000 lempiras.

Reacción. En respuesta a ese cúmulo de denuncias, la interventora Suyapa Molina desmintió al sindicalista y dice que tienen respaldo legal para dirigir el hospital.

Detalló que el malestar de los sindicalistas “es que no nos hemos prestado a realizar cosas ilegales, como hacer una promoción para que se les aumente el sueldo en su contrato por lo que no nos vamos a prestar a cosas ilegales”. Tampoco apañan a corruptos.