Más noticias

Unah: contemplan tercer período intensivo

Las clases se mantienen en suspenso porque los estudiantes encapuchados no asistieron al diálogo y mantienen las tomas.

En carreras como Derecho ayer tuvieron clases normales
En carreras como Derecho ayer tuvieron clases normales

TEGUCIGALPA.

Mientras que por la mañana de ayer las aulas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) estaban vacías, sin la vida que le impregna la dinámica de clases, las autoridades realizaban el diálogo con los representantes de las carreras para buscar una solución a la crisis.

Nos hemos reunido con los representantes de cada carrera para dejarles clara nuestra postura sobre la problemática”, manifestó Áyax Irías, vicerrector de Orientación y Asuntos Estudiantiles (Voae).

Les expusimos nuestra propuesta de no cancelar el segundo trimestre, pero debe durar 12 semanas, y hacer un tercer período intensivo de 10 semanas", explicó Irías.

Por su parte, los dirigentes estudiantiles expresaron que este no era ningún acuerdo y que la propuesta la tenían que socializar con sus compañeros en asambleas informativas en cada una de las carreras.

Dato
Estudiantes de Ciudad Universitaria confiesan que sienten temor de asistir a la Unah por represalias de estudiantes que se mantienen encapuchados y que se han mostrado violentos. “Si se les lleva la contraria arremeten contra uno”, dijo una universitaria.

Las tomas seguirán hasta que tengamos una resolución clara de la asamblea, que es la máxima autoridad y que de ella emana el poder para tomar las decisiones”, señaló Brian Maldonado, representante de la carrera de Periodismo.

Existe un gran número de estudiantes que deseamos clases, el problema es que la mayoría están enajenados jugando naipe, bebiendo, armando fiestas o simplemente perdiendo el tiempo, por lo tanto no llegan a las asambleas, donde se toman las decisiones”, reveló Guillermo Andino, estudiante de la Unah.

En esa misma línea de declaraciones, Claudia Caballero, de Economía, argumentó que no pueden seguir perdiendo clases en la universidad porque sus padres con mucho sacrificio los envían a clases y se frustran al ver que su dinero entra a saco roto. En el campus del Valle de Sula, los estudiantes mantienen el bloqueo a las instalaciones y no van a desistir hasta que el Gobierno cumpla las peticiones de la Plataforma de la Salud y Educación, a quienes apoyan.