Cámara Junior realiza campaña de sensibilización ambiental en terminal sampedrana

La campaña va orientada a no botar la basura en las calles para no afectar las fuentes de agua.

Desde tempranas horas llegaron los miembros de la JCI a la terminal sempedrana para pegar los mensajes en las unidades.
Desde tempranas horas llegaron los miembros de la JCI a la terminal sempedrana para pegar los mensajes en las unidades.

San Pedro Sula, Cortés.

Varios miembros de la Cámara Junior Internacional (JCI Honduras) realizaron este domingo una campaña para hacer conciencia a los usuarios y empleados del transporte de no botar basura en la calle.

Lester Herrera, presidente nacional, lideró la actividad en la Gran Central Metropolitana de San Pedro Sula, acompañado de diferentes miembros de las organizaciones locales en la zona norte.

Lea además:Noche de homenaje para Ramón Fuentes por parte de la JCI

"Es una campaña de prevención, ya se hizo en Tegucigalpa, La Ceiba y El Progreso, ahora toca en la terminal de San Pedro Sula, donde fijamos como meta abordar entre 150 a 200 unidades de transporte público y hacerle entender a los motoristas, ayudantes y usuarios que no hay que lanzar la basura en la calle, porque afecta nuestros ríos y demás fuentes de agua", aseveró Herrera.

fe.4840(1024x768)
Mauricio Fajardo, expresidente de JCI Zorzales, poniendo en marcha el voluntariado en San Pedro Sula.

Esta organización, conocida en muchos países del mundo por estar conformada de ciudadanos activos bajo el voluntariado y liderazgo, sigue trabajando para combatir uno de sus objetivos principales, el cambio climático.

"La basura no vuelve sola, es parte de tu equipaje, llévala siempre contigo hasta llegar a casa para depositarla en un basurero", es parte de los mensajes que los ciudadanos conocidos como juniors pusieron en los "rapiditos" y buses de mayor tamaño esta mañana.

-Para saber-

En Honduras se generan más de 4,800 toneladas diarias de residuos sólidos, de estas Tegucigalpa y San Pedro Sula generan más del 50 por ciento, y un buen porcentaje de estos residuos llega a los ríos y quebradas produciendo desbordamiento e inundaciones, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).