David Romero Ellner se refugia en radio a la espera de decisión judicial

La CIDH pidió ayer que se suspenda la orden de captura contra el periodista hondureño David Romero Ellner.

El periodista David Romero Ellner pasó la noche en las instalaciones de Radio Globo en la capital de Honduras.
El periodista David Romero Ellner pasó la noche en las instalaciones de Radio Globo en la capital de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

El periodista hondureño David Romero Ellner decidió ayer no entregarse a la justicia que busca detenerlo para que cumpla una sentencia de 10 años y 8 meses de prisión tras haber sido encontrado culpable de los delitos de injurias y calumnias.

Ayer en las afueras de Radio Globo, un contingente policial estaba a la espera de que Romero concluyera con su programa "Interpretando la Noticia" para remitirlo a un centro penal.

“No voy a seguir huyendo, en este momento anuncio a todos los hondureños que voy a prisión. No soy un delincuente”, aseguró el periodista. Justo cuando iba a ponerse a las órdenes de las autoridades, muchos de sus simpatizantes impidieron que lo hiciera.

Él regresó a su programa y recibió una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en la que se indica que debe suspenderse la orden de captura en su contra.

Antecedentes

Sonia Gálvez, exfiscal de la Mujer y esposa del ex fiscal general adjunto de Honduras Rigoberto Cuéllar, expresó este martes su "indignación" ante la falta de cumplimiento a la condena dictada contra el periodista David Romero.

Gálvez presentó en agosto de 2014 una demanda contra Romero, contra quien hay una orden de captura y estaba prófugo, por 15 delitos de calumnia e injurias.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Honduras declaró el 11 de enero pasado sin lugar un recurso de casación presentado por la defensa de Romero y ratificó la sentencia emitida en marzo de 2016, de diez años de reclusión, por la comisión de seis delitos de difamación constitutivos de injurias contra Gálvez.

El pasado día 14 de marzo un juez de ejecución emitió la orden de captura contra Romero, director de Radio Globo en Tegucigalpa.

Gálvez indicó en un comunicado que en 2002, cuando ella era fiscal de la Mujer, acusó al periodista de haber violado a una hija suya de nombre Dalia Romero, quien lo denunció, y fue condenado a diez años de prisión.

Por buen comportamiento, Romero, quien era diputado suplente ante el Parlamento de Honduras por el opositor Partido Liberal, no terminó de cumplir los diez años de prisión.

La abogada atribuye los "viscerales ataques" de Romero contra ella, en sus medios de comunicación, a la condena que le fue impuesta por el delito de violación.

Operativo

El director de la DPI, Rommel Martínez, quien estaba a cargo del operativo policial, informó que no había recibido una comunicación oficial de parte del Juzgado de Ejecución para no detenerlo.

Ayer, en horas de la tarde, la Procuraduría General de la República (PGR) acusó recibo de la resolución de la CIDH y la remitió al Poder Judicial, por lo que se supone que este día se estaría pronunciando sobre si se anula o no la orden de captura.

Con la resolución en su mano, Romero anunció que pasaría la noche en las instalaciones de la Radio Globo e instó a los diputados del Congreso Nacional a despenalizar los delitos contra el honor.

La Prensa