Violencia ha desplazado a más de 950 personas en Honduras

La mayoría de las personas abandonaron su hogar por amenazas, asesinatos, extorsión, reclutamiento forzoso de menores y secuestros, según el Comisionado de los Derechos Humanos.

Foto de archivo de una familia que abandona su casa por la violencia.
Foto de archivo de una familia que abandona su casa por la violencia.

Tegucigalpa, Honduras

Más de 950 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares en Honduras en 2018 por la violencia, informó este lunes el Comisionado hondureño de los Derechos Humanos, Roberto Herrera.

El organismo recibió el año pasado 861 denuncias, lo que representa a 2,241 personas, de las cuales el 42.6 % se desplazó por la violencia, indicó Herrera en un comunicado.

Dato
Honduras reconoció en 2013 el desplazamiento forzado interno por la violencia y criminalidad organizada, y un año después creó la Comisión Interinstitucional para la Protección de las Personas Desplazadas por la Violencia.

Agregó que las denuncias aumentaron en 173 casos (25.1 %) frente a las 688 de 2017, mientras que el número de personas afectadas se incrementó en un 57.4 % en comparación a las 1,424 de 2017.

Según las denuncias recibidas por el organismo hondureño, la mayoría de las personas abandonaron su hogar por amenazas, asesinatos, extorsión, reclutamiento forzoso de menores y secuestros, entre otras causas.

El 55.,5 % de esas personas huyeron por amenazas de muerte y el 12.4 % por asesinatos de familiares, y los principales responsables del desplazamiento son las pandillas, bandas criminales, grupos de narcotráfico y la delincuencia común.

Pese a los esfuerzos del Gobierno, Herrera señaló que en Honduras la pobreza agobia a la mayoría de la población, flagelo que afecta al 63 % de los más de 9 millones de habitantes.

Además, la violencia, el crimen organizado y la impunidad están "aún presentes y ocupan y administran espacios de control, poder ilícito y exclusión".

El defensor del pueblo hondureño dijo que el cambio climático afecta "sensiblemente al país" y causa sequías, inundaciones, incendios forestales, plagas en los bosques y los cultivos agrícolas, así como daños al medio ambiente y enfermedades.

"Todo eso incide negativamente en las condiciones de vida digna de los habitantes y los coloca ante incertidumbres existenciales que derivan también en casos de desplazamiento forzado interno y más evidentemente en migración forzada hacia otros países", subrayó.

También implica un proceso de atención para "superar las causas estructurales generadoras de efectos que obligan a las personas a alejarse de sus hogares o del lugar de su residencia habitual, huyendo o escapando de peligros o amenazas a su seguridad humana".

En 2016, el estatal Comisionado de los Derechos Humanos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) crearon la Unidad de Desplazamiento Forzado Interno. EFE

La Prensa