Más noticias

Congreso aprueba reformas que dan tiro de gracia al TSE

Se crean el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal de Justicia Electoral (TJE) y se fortalece el Registro Nacional de las Personas. Este día se ratifican en segunda legislatura

Los parlamentarios aprobaron anoche las reformas y hoy las ratificarán al instalarse la segunda legislatura del actual período constitucional.
Los parlamentarios aprobaron anoche las reformas y hoy las ratificarán al instalarse la segunda legislatura del actual período constitucional.

Tegucigalpa, Honduras

Luego de amplios e intensos cabildeos y tras un tortuoso proceso de diálogo, las diferentes fuerzas políticas en el Congreso Nacional lograron ponerse de acuerdo y aprobaron anoche por mayoría calificada y con la dispensa de dos debates las reformas constitucionales que dan vida a un novedoso y avanzado sistema electoral en el país, mediante el cual se espera reducir las tensiones políticas que imperaron en los últimos meses.

Dato
Consultas populares La reforma establece que el CNE es el único ente responsable de organizar y dirigir el plebiscito y referéndum.

En tanto, las restantes reformas electorales, entre ellas, la segunda vuelta, planteada por la oposición política, y la reglamentación de la reelección presidencial, propuesta por el Partido Nacional, serán sometidas a un plebiscito o consulta popular, para lo cual se introdujo ayer mismo un proyecto de decreto.

Las enmiendas se aprobaron con 112 votos a favor, 16 en contra, 11 de ellos de la bancada liberal, y una abstención.

El diputado proyectista del Partido Libertad y Refundación (Libre), Jorge Cálix, solicitó la dispensa de dos debates, lo cual fue aceptado por el pleno.

La modificación constitucional da el tiro de gracia al polémico Tribunal Supremo Electoral (TSE) y crea dos órganos independientes que se encargarán de forma separada en dirigir, administrar y vigilar las elecciones y los procesos de consulta popular e impartir justicia en materia electoral.

Bajo este esquema, se crea el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal de Justicia Electoral (TJE). Mientras tanto se transforma y fortalece el Registro Nacional de las Personas (RNP), mediante la creación de una Comisión Permanente con nuevas atribuciones y facultades en materia registral.

La iniciativa de ley, concertada tras varias semanas de negociaciones y cabildeos entre los representantes de los partidos Nacional, Liberal y Libertad y Refundación, modifica varios artículos de la Carta Fundamental relativos a los temas electorales.

En lo relacionado al RNP, la iniciativa de ley deroga la figura del actual Directorio y crea una Comisión Permanente, que estará compuesta por tres comisionados propietarios y dos suplentes que serán electos por un período de cinco años por la mayoría calificada de los miembros del Congreso, pudiendo ser reelectos

El RNP será el responsable de toda la actividad registral, la emisión del Documento Nacional de Identificación y de proporcionar al CNE el censo nacional electoral depurado.

Mediante la reforma, se elimina el TSE y se crean el CNE y el TJE, como entes autónomos e independientes, sin relaciones de subordinación con los Poderes del Estado, de seguridad nacional, con personalidad jurídica, jurisdicción y competencia en toda la República.

Los actos y procedimientos administrativos, técnicos y de logística corresponderán al CNE y los actos y procedimientos jurisdiccionales en materia electoral corresponderán de manera exclusiva al TJE con jurisdicción y competencia fijada por la Ley.

Las claves

1 No podrán ser magistrados del Tribunal de Justicia Electoral los que incurran en las mismas inhabilidades que se establecen para ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

2Los miembros propietarios del Consejo Nacional Electoral y del Tribunal de Justicia Electoral, elegirán en su primera sesión al presidente y el orden de rotación de la presidencia, la cual se ejercerá por un período de un año. Ningún miembro propietario repetirá en la presidencia hasta que los demás la hubiesen ejercido.

3 Los Consejeros del Consejo Nacional Electoral y los Magistrados del Tribunal de Justicia Electoral no podrán realizar o participar de manera directa o indirecta en ninguna actividad partidista, ni desempeñar ningún cargo remunerado, excepto la docencia y las ciencias médicas.

El CNE estará integrado por tres consejeros propietarios de los partidos Liberal, Nacional y Libre y dos consejeros suplentes de las restantes fuerzas políticas, mientras tanto el TJE lo conformarán tres magistrados propietarios y dos suplentes, electos por mayoría calificada del Congreso.

La presidencia del TJE será rotativa y será la máxima autoridad en materia de justicia electoral y sus resoluciones no serán objeto de recurso ordinario alguno.

Este último punto generó un encendido debate, ya que el diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto objetó que las resoluciones del TJE no puedan ser sujetas a recursos de amparo e inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia.

En ese sentido pidió que su planteamiento y oposición a este punto quedara consignado en el acta de la sesión. En similares términos se pronunció la jefa de la bancada del Partido Innovación y Unidad (Pinu-SD), Doris Alejandrina Gutiérrez, quien lamentó que su instituto político y el Partido Anticorrupción (PAC) no fueran tomados en cuenta en la Comisión de Dictamen.

JG Nuevo Sistema Electoral(800x600)

Cabildeos

La aprobación de las reformas se retrasó por varias horas debido a que Libre, liberales y nacionalistas no lograban ponerse de acuerdo sobre la rotación de la presidencia del TJE y del CNE, pero el impasse se superó al filo de las 7 de la noche.

El jefe de la bancada del partido Libertad y Refundación (Libre), Jorge Cálix, destacó que las reformas constitucionales aprobadas anoche son el paraguas de futuras reformas electorales que comenzará con modificaciones a la ley del RNP.

Ante las críticas de algunos sectores que señalan que las reformas constitucionales son de forma y no de fondo, expresó que una vez que estas se conocieron en el pleno, comenzaron a callar muchas voces disonantes.

Destacó que al final, la Comisión de Dictamen del proyecto aceptó reestructurar el RNP y se desvirtuó la versión de que Libre había aceptado que el Partido Nacional rectorara esa institución por cinco años consecutivos, ya que al final se acordó que la presidencia sea rotatoria a razón de un año,sin que ningún miembro repita sin antes todos han pasado por ese cargo.

Lo mismo ocurrirá en el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral, sobre cuyas sentencias no cabrá recurso alguno, lo que fue cuestionado por la bancada del Pinu-SD y el diputado Oswaldo Ramos Soto.

Mario Segura, jefe de la bancada liberal, manifestó que las reformas aprobadas son una lección para aquellos políticos que creen que los cambios en las leyes deben hacerse con mayorías mecánicas, ya que lo que crean son divergencias entres partidos,

Remarcó que el Partido Liberal mantiene su posición original de luchar porque la Constitución garantice la segunda vuelta electoral cuando un candidato obtenga menos del 50 por ciento de los sufragios electorales.

Aclaró que su bancada no condicionó el apoyo a las modificaciones constitucionales a favores económicos o de otra índole, sino a la construcción de una mejor democracia.

Cabe mencionar que 11 diputados liberales votaron en contra de la reforma, calificándola de cosmética.

El congresista liberal, Darío Banegas, en nombre de once compañeros notificó al resto de diputados que están en contra de las reformas constitucionales aprobadas anoche porque estas no estaban orientadas a fortalecer la Ley Electoral

Banegas aseguró que están convencidos que una de las debilidades de la actual Ley Electoral es que no inspira confianza en los electores y lo que se aprobó anoche fueron reformas cosméticas.

Mario Pérez, jefe de la bancada del Partido Nacional, destacó el consenso alcanzado dentro de la Comisión de Dictamen, lo que permitió una reforma histórica en materia electoral.

En ese sentido, dijo que se alcanzó la mayoría de firmas de los miembros que integraron la comisión dictaminadora.

El documento contiene la creación de nuevas instituciones como el Tribunal de Justicia Electoral, el Consejo nacional Electoral, así como reformas importantes para reestructurar el Registro Nacional de las Personas.

Confió que el acompañamiento expresado por la mayoría de los diputados manda un mensaje claro al pueblo hondureño de que el Poder Legislativo apuesta por la búsqueda de esa anhelada reconciliación “que queremos todos los hondureños”.

Por su lado, Mauricio Oliva, presidente del Legislativo, destacó el alto nivel de consenso a nivel de las diferentes fuerzas políticas aglutinados en el Parlamento y adelantó que ahora lo que viene es construir las nuevas leyes que reglamentarán el CJE, el CNE y el RNP.

Además, desmintió que se pretenda desaparecer la Unidad de Política Limpia, al tiempo que aclaró que el Partido Nacional no se opone a la segunda vuelta electoral.

Al final de la discusión, el pleno aprobó a propuesta del diputado Mario Pérez, la incorporación de un nuevo artículo en el sentido que los actuales magistrados del TSE permanecerán en su cargos, hasta que sean electas las nuevas autoridades del CNE.

EEUU aplaude

La encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos, Heide Fulton, alabó las enmiendas y dijo que “Los hondureños merecen reformas electorales que fortalezcan las instituciones electorales, aumenten la transparencia e inspiren confianza en el proceso electoral, incluyendo la continuación de Unidad de Política Limpia. Apoyamos los esfuerzos que edifican los procesos democráticos”.

Liberales proponen un plebiscito para el balotaje y reelección

La bancada del Partido Liberal presentó ayer una iniciativa de ley para consultar al pueblo hondureño sobre la segunda vuelta electoral (balotaje) y la reelección presidencial, mediante la realización de un plebiscito.

El jefe de ese colectivo parlamentario, Mario Edgardo Segura, arguyó que ambos temas son de interés público y por consiguiente, es necesario consultarle a la población.

Argumentó que muchas veces los presidentes son electos en los comicios generales con el voto de una minoría de ciudadanos que no representa el 51% de los votantes, lo que genera presidentes y gobiernos débiles.

En ese sentido, agregó que el pueblo hondureño requiere de gobiernos legítimos y como Partido Liberal demandan una segunda vuelta, pero que sea consensuada con los hondureños.

“Proyectos como la segunda vuelta y la reelección no pueden quedar en el limbo en este proceso de reformas electorales, por lo que se nombró una comisión para estudiar el mismo y ser discutido en horas de la noche”, argumentó. La iniciativa se introdujo en el marco de la aprobación de las reformas constitucionales para transformar el sistema electoral del país.

Por su lado, el diputado Pablo Ramón Soto de Libre, propuso reformar el artículo 5 constitucional que se refiere al referéndum, la consulta ciudadana, el plebiscito y el referéndum revocatorio.